La Argentina amplificó el derrumbe global y el Merval terminó 6% abajo

Los inversores aprovecharon malas noticias de la economía estadounidense para tomar ganancias en plazas que ganan más de 100% en el año. El rally global, que comenzó en marzo, está en duda después de las hiper-ganancias.

29deOctubrede2009a las07:51

Lo que comenzó días atrás como una toma de ganancias silenciosa, se transformó ayer en un desarme de posiciones que roza lo escandaloso. Se vieron caídas en prácticamente todas las plazas del mundo, desde un módico 1% abajo hasta un 6% en negativo. Quien hizo punta fue la bolsa argentina, tomando el índice Merval, que para el ránking de oportunidad se ganó el primer puesto entre las más contusas. Para ser justos, los mercados que más habían subido en el año fueron aquellos que peor la pasaron. Además del caso local, que acumula un alza del 96%, Rusia perdió ayer 5,87% (gana 117,9% en el año), Brasil tropezó 4,75% (y se aprecia 60%) y Perú cedió 3,84% pero suma un para nada despreciable 104,7% en 2009. Si bien aparecieron datos económicos negativos en EE.UU., la violencia en la caída tiene que ver mucho más con mercados “exultantes” que venían de un fuerte rally a partir de marzo.

Lo cierto es que los inversores encontraron excusas para salirse de los activos, por lo menos momentáneamente. “Si bien vino mal el dato de ventas de viviendas nuevas, (cayó 3,6% cuando se esperaba una suba de 2,6%), lo que afectó fue el arrastre del sorpresivo indicador de confianza al consumidor que salió negativo el martes, fundamental para la recuperación en la economía estadounidense”, explicó Mariana de Mendiburu, portfolio manager de Soluciones Financieras Sociedad de Bolsa (Solfin). Además, para dar la estocada final, ayer se sumaron las revisiones de algunos bancos de inversión con respecto al PBI de EE.UU. del tercer trimestre (después de cuatro períodos de caída) que se conocerá oficialmente hoy: Goldman Sachs bajó su previsión de 3% a 2,7%.

“Todo eso llevó al cierre de posiciones por parte de varios inversores que con las altas ganancias acumuladas decidieron vender y correrse a la espera de los números económicos que se están por conocerse en estos días y muchas posiciones apalancadas aceleraron la baja”, añadió De Mendiburu.

Para Leonardo Chialva, de Delphos Investment, “hubo cierta complacencia con los mercados emergentes y ahora coronan las bajas. En términos generales hoy (por ayer) tuviste una corrección lógica y sana para que depuren los mercados”. Con respecto al universo local, que amplificó la caída, Chialva señaló que hubo mucha gente que “estaba en acciones y cuando aparece la toma de utilidades afuera, el mercado no tiene profundidad para aguantar”. En la plaza argentina, como se vio muchas veces, los desarmes de posiciones terminan en algo muy parecido a la “Puerta 12”.

Quienes saben de mercados dicen que las bajas con volumen son una pésima noticia. Y si le faltara algo al castigo recibido puertas adentro, el Merval movió $ 106 millones en papeles domésticos. Ergo, se convalidaron los precios hacia abajo. El índice local acumula cuatro ruedas consecutivas en rojo, lo que se traduce en una pérdida del 8%. Además, con el derrumbe de ayer, el indicador local alcanzó su menor nivel de los últimos 21 días.

El saldo mostrará que los papeles que peor la pasaron fueron Grupo Financiero Galicia (-7,89%), Banco Francés (-7,78%) y Banco Patagonia (-7,48%). Básicamente, todos los bancos. Pero ni siquiera Tenaris o Petrobras Brasil, las más internacionales del Merval, pudieron bajarse del Titanic a tiempo: se desinflaron 6%.

“Si viene bien el dato de PBI de EE.UU. hoy el mercado rebota”, dice –confiado– Rubén Pasquali, de Mayoral Bursátil. Nadie se anima a pronosticar si lo sucedido ayer es el comienzo del fin para el formidable rally bursátil. Será clave que hoy los mercados hagan un piso firme para enterrar viejos fantasmas.

Temas en esta nota

    Cargando...