Espantados con el dólar, los ahorristas argentinos piden cada vez más euros

La mayor demanda en el mercado local redujo en un año de 10 a 6 centavos el spread entre compra y venta del billete en algunas casas de cambio, que hoy ya iguala -en porcentaje- al que tiene el dólar.

Por
29deOctubrede2009a las07:53

Los ahorristas argentinos que pelean por mantener el valor de sus pesos empezaron a buscar en el euro la protección que el dólar ya no les puede dar. A tal punto que el volumen operado en la moneda de la comunidad europea se incrementó en las casas de cambio del país en un 20% entre julio y septiembre pasados (de u$s 100 a 120 millones), en el mismo momento en que las transacciones en dólares y en reales se redujeron hasta un 17%, según reveló el último informe del BCRA sobre la evolución del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC).

La estabilidad de la divisa estadounidense frente al peso, y su depreciación frente a otras monedas a nivel global, empujó al público minorista a cambiar sus hábitos para mantener el rendimiento de su liquidez: en sólo tres meses, los euros pasaron de representar el 8% al 11% de lo operado en casas de cambio, y del 4% al 5% en los bancos. Así, el total de las transacciones pactadas en euros en la city ascendió a los u$s 2.190 millones (en euros: 1.460 millones) durante el tercer trimestre; es decir, un 25% ó unos u$s 255 millones más que hace exactamente dos años atrás.

“La operatoria fue incrementándose porque, después del primer trimestre de este año, la gente empezó a buscar otros horizontes de inversión frente a la depreciación del dólar. Si bien el dólar va a seguir siendo la moneda de referencia, el público minorista en la Argentina está aprendiendo a diversificar sus ahorros con otras monedas y hasta con metales”, explicó a El Cronista el analista de monedas de Puente, Carlos Lizer.

Ahorrar en euros era, hasta hace unos cuantos meses, una decisión que se estudiaba con cierto pesimismo, y que debía estar cuidadosamente premeditada. Los analistas la desaconsejaban si el rendimiento esperado era menor al 5%, porque -explicaban- la ganancia quedaba prácticamente diluida con el costo de la operación de “entrar” (comprar) y “salir” (vender). Sin embargo, la creciente “masificación” que fue mostrando la demanda en el último tiempo llevó a los operadores cambiarios a reducir fuertemente la brecha entre la punta compradora y vendedora del billete, hasta llevarla en sólo un año de los 10 a los 6 centavos en algunas casas de cambio (ayer, por caso, en Puente se ofrecían $ 5,63 y se pedían $ 5,69 por cada euro). Afectado también por la fuerte apreciación que fue mostrando la cotización de la moneda europea en el último año, el ajuste significó una jugosa reducción del 2% al 1% en el costo de la operación, que es idéntica a la que existe actualmente para el dólar.

“Como se fue incrementando la operatoria, se comenzó a achicar el spread en los últimos seis meses y ahora en porcentaje éste no supera al de la compra-venta de dólares, que es del 1%”, agregó Lizer. El euro acumuló un rendimiento del 18,2% respecto del peso en lo que va del año, que a pesar del fuerte recorte de los últimos dos días superó ampliamente al que en igual período registraron el dólar (+10,3%) y otras monedas de similar liquidez en el mercado cambiario como, por ejemplo, el real brasileño (-32%). La demanda, dicen, seguirá en ascenso, por el hecho de que hoy todos los analistas pronostican una apreciación del billete en el corto plazo.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...