Suavizan disputa comercial previo a cumbre Cristina-Lula

Los ministros Giorgi y Taiana anunciaron que Brasilia aceptará que Biogénesis compita con sus laboratorios. Además, la Argentina eliminó traba para importar muebles.

Por
13deNoviembrede2009a las07:43

Los gobiernos de Brasil y la Argentina se preparan para mostrar, una vez más, gestos de acercamiento y buena voluntad para trabajar en la integración productiva. Luego del último conflicto, que renovó la tensión en la relación bilateral producto de trabas del vecino país al ingreso de productos perecederos de la Argentina, los presidentes Cristina Fernández y Lula da Silva se reunirán el miércoles en Brasil para reparar eventuales heridas y acordar de qué manera pueden garantizar un consenso respecto de las políticas a seguir.

La expectativa del Gobierno es que el encuentro sea positivo y que represente “un paso adelante en la perspectiva de avance en la integración productiva, lo que significa considerar la realidad y conciliar diferentes puntos de vista”, aseguró el canciller Jorge Taiana.

Es por ello que Taiana y la ministra de Industria y Turismo, Débora Giorgi, anunciaron ayer dos acuerdos concretos a los que se llegó con Brasil, que demuestran una intención de ambos países de distender, al menos por algunas semanas, las rispideces. En este sentido, los ministros anunciaron que luego de once años de intentar, en vano, que la vacuna contra la aftosa ingrese al mercado brasileño, el país finalmente logró el registro y Biogénesis Bagó –la empresa que la produce– ya comenzó esta semana a colocar el producto. El gesto de la Argentina, en tanto, fue liberar un trámite burocrático que las empresas fabricantes de muebles brasileñas debían realizar para ingresar la mercadería al país. Se trata del visado consular de la factura preforma, que el Gobierno decidió levantar.

Buen gesto

El permiso para que Biogénesis ingrese al mercado de vacunas antiaftosa manejado por un puñado de laboratorios líderes en Brasil fue leído por las autoridades locales como un buen síntoma en la relación bilateral, aunque no descartan que puedan continuar los conflictos debido a las asimetrías comerciales.

Tanto es así que al ser consultados acerca de las licencias no automáticas que Brasil cuestiona, los ministros ratificaron que seguirán aplicando las medidas necesarias en defensa de la industria nacional. “Es la mejor defensa de nuestras posibilidades. Las medidas sirven para evitar efectos no queridos”, aseguró Taiana.

Para preparar la agenda de la cumbre presidencial, el ministro de Relaciones Exteriores viajó a Río de Janeiro días atrás para reunirse con su par en Brasil, Celso Amorim. En ese encuentro, se abordaron todos los temas que atañen al vínculo bilateral entre los cuales figuran las medidas aplicadas por ambos países para defender sus industrias. “El planteo de fondo pasa porque hay criterios y decisiones comerciales que se pueden discutir, pero nuestro país va a defender su desarrollo industrial”, le planteó Taiana a Amorim en esa reunión. Además, el funcionario argentino le expresó su preocupación sobre la ausencia de aviso previo de las medidas comerciales que aplica el mayor socio del Mercosur. Los brasileños, por su parte, reclaman una agilización de la aprobación de las licencias, cuyos plazos –aseguran– se extienden, en algunos casos, hasta un año.

Giorgi manifestó que se está trabajando para la reunión de Presidentes “con el mejor de los espíritus”, casi de la misma manera en la que lo hizo cuando se reunió, en San Pablo, con su par del vecino país, Miguel Jorge, en octubre. Sin embargo, y pese a los gestos de buena voluntad y compromiso de trabajo conjunto demostrados en ese encuentro ministerial, las tensiones resurgieron. Y la expectativa es que en este contexto mundial vuelvan a aparecer, una y otra vez.

Por Natalia Donato.

Temas en esta nota