Economía espera que el Senado apruebe la reapertura del canje para hacer la oferta

Mientras se avanza en los detalles de la propuesta a los bonistas, el Congreso suspenderá la ley que impide reabrir la operación. Sin avances con el Club de París.

Por
16deNoviembrede2009a las07:49

Mientras el Ministerio de Economía avanza en los detalles finales de la oferta que realizará el país para salir del default, la Cámara de Senadores convalidará este miércoles la suspensión de la Ley Cerrojo por un año, que ya tuvo media sanción en Diputados y fue avalado por la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado el miércoles último.

Según trascendió, la cartera que conduce Amado Boudou podría presentar la propuesta final para canjear los u$s 20.000 millones en deuda impaga a las Comisiones de Valores del país y el exterior a fines de esta misma semana. Si bien el papelerío en los mercados y el debate legislativo son trámites paralelos, Economía aguardaría a tener la venia del Congreso para formalizar los detalles de la operación.

Los detalles de la operación que salieron a la luz dan cuenta de que la oferta constaría de un bono Discount y un cupón del PBI, instrumento muy valioso en las épocas de mayor crecimiento del país. La quita sería mayor al 66% y por los intereses impagos se ofrecería otro título con una tasa superior al 11%.

Boudou anticipó a un grupo de banqueros de la city que espera una aceptación del 75% de los tenedores de deuda impaga, lo que llevaría a que sólo el 6% de los bonistas defaulteados en 2002 siga en esa situación.

Además, para tentar a los inversores minoristas, se reduciría la duración del título que compensará los intereses caídos y se los eximiría de suscribir al bono nuevo que comprarán los tenedores de deuda acercados por los bancos que trabajan en la oferta –el Barclays, el Deutsche y el City–, por unos u$s 1.000 millones.

Claro que todo depende, en última instancia, del visto bueno de Olivos. El círculo íntimo kirchnerista busca que la oferta sea lo menos generosa posible, por lo que no serían de extrañar cambios de último momento tendientes a incrementar la quita.

Buen momento

El consenso de economistas coincide en que si la Argentina quiere aprovechar el dinero barato con la emisión de nueva deuda, debe concretar cuanto antes la salida del default tanto con los tenedores de bonos impagos desde 2002 como con el Club de París. Al respecto, la consultora Ecolatina aseveró que “las condiciones actuales son más propicias para conseguir financiamiento y sostener el gasto” que las de hace un año, cuando la presidenta Cristina Fernández anticipó la intención de cancelar esa deuda, semanas antes de que estallara la crisis.

Sin embargo, la negativa del Gobierno a permitir la revisión de la economía por parte del FMI, uno de los requisitos que pide el Club de París para renegociar los u$s 6.500 millones impagos, podría obstaculizar la salida a los mercados el primer trimestre de 2010 a una tasa menor al 10%, tal como aspira el Ejecutivo.

En ese sentido, España y los Estados Unidos, dos de los países miembros del Club de París, apoyaron la intención argentina de saldar la deuda la semana pasada. España lo hizo a través de su vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, quien se reunió con Fernández el lunes pasado.

Y los Estados Unidos, mediante la embajadora Vilma Socorro Martínez, que el viernes visitó a la Presidenta y le transmitió el “apoyo” de ese país “a los esfuerzos realizados por la Argentina en normalizar sus relaciones con el FMI y con los acreedores del Club de París”. Sin embargo, ninguno de los dos Estados se mostraron permeables a quitar al Fondo del eventual acuerdo.

Temas en esta nota

    Cargando...