La recuperación económica despierta más entusiasmo inversor por los cupones PBI

Suben casi 20% en lo que va del mes con más volumen. Con los actuales precios, el ahorrista recupera el 40% de su inversión inicial tan sólo con el pago de diciembre.

Por
23deNoviembrede2009a las07:47

El resurgimiento de la economía y el “efecto canje” están impulsando a los cupones atados al Producto Bruto Interno (PBI). Estos instrumentos, que idearon Roberto Lavagna y Guillermo Nielsen para el canje del 2005, están concentrando un buen caudal de negocios y suben hasta 17,5% en lo que va de este mes. Particularmente, el cupón emitido en pesos se ve beneficiado ya que venía retrasado en términos de precios y las expectativas devaluatorias en el plano local se esfumaron.

Ahora, incluso, con los últimos datos acerca del nivel de actividad, en el sector privado se cree que la Argentina puede crecer holgadamente por arriba de 3,3% –umbral a partir del cual empieza a pagar el warrant–. El Estudio Bein, que tiene un buen porcentaje de aciertos en estas variables, habla de un crecimiento de 4,8% en 2010 (lo subieron desde 4,2%); mientras que desde Nueva York, el equipo de Goldman Sachs recientemente estimó un incremento de la economía del 4% para el año próximo. En ambos casos, automáticamente se dispararía el pago, que los inversores cobrarían a fines de 2011 (abona un año después por el incremento del período anterior).

El reciente furor por los cupones, que están subiendo más que el promedio de los títulos públicos, tiene que ver con la cercanía del pago de este año. Algo similar a lo que ocurrió cuando en agosto se pagó el capital e intereses del Boden 2012. Sucede que los ahorristas se “apuran” a comprar el warrant para obtener una interesante ganancia en un corto plazo. Ejemplo: por el cupón en pesos que actualmente vale $ 8,18, el Estado abona en el próximo vencimiento $ 3,72. Esto significa que al inversor, tan sólo con el pago, se le devuelve el 45,5% de su inversión realizada. En el caso del emitido en dólares, que vale $ 32,50 (u$s 8,5), se le paga u$s 3,17. Gana alrededor del 38%. Claro que el retorno supo ser infinitamente superior. Si el inversor hubiera comprado los cupones en dólares en marzo, en diciembre estaría recuperando el 115% de su apuesta. Por eso, muchos ahorristas toman estos pagos como una especie de dividendo, algo que ocurre en el caso de las acciones que cotizan en Bolsa.

Lo cierto es que este 15 de diciembre el Estado desembolsará un total de u$s 1.400 millones por el “exceso” de crecimiento del 2008. Desde el 2005 –cuando se empezó a pagar– e incluyendo el monto que se efectivizará en menos de un mes, el país habrá retribuido a los inversores en u$s 3.872 millones. No extraña, por eso, que se discuta si para este nuevo canje de deuda es recomendable entregar los cupones. Más aún, si hay que reconocer los pagos pasados. De todas formas, estos instrumentos estarán en la oferta que el ministro de Economía, Amado Boudou, le presentará próximamente a los holdouts.

En la city porteña creen que los cupones tienen vía libre para seguir subiendo si continúan apareciendo noticias positivas sobre la recuperación de la economía y la propuesta a los acreedores. “Es un instrumento que tiene un atractivo flujo de corto plazo. Es un factor que aumenta la demanda por estos derivados financieros. El impulso puede seguir si se llega a buen puerto con holdouts y se percibe una mejoraría con respecto al crecimiento del 2010”, dijo Juan Pablo Vera, jefe de análisis financiero de Tavelli & Cía.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...