La exportación de carne supera el nivel de 2005

El volumen de envíos de carne de julio a octubre, anualizado, supera en 8% el del año previo al control de Moreno. Aunque el ganado subió en el último bimestre, la carne no aumentó.

Por
26deNoviembrede2009a las07:14

El mes pasado se exportaron del país 65.648 toneladas de carne fresca y procesada equivalentes res con hueso –el modo que utiliza la industria para poder comparar los envíos de distintos productos. Esa performance mensual fue la tercera mejor del año, luego de las de julio y septiembre, y apenas superior a la de agosto, según el Senasa.

Lo que resulta más significativo, sobre todo luego del abanico de vedas que ensayó el Gobierno desde 2006 –que incluyeron cupos máximos mensuales, obligación de tener en cámara el 75% de lo que se quería exportar, repentinas alertas sanitarias, entre otras medidas para que no aumentara el precio doméstico de la carne, a las que 2008 se sumaron represalias políticas–, es que, si se analizan los despachos de los últimos cuatro meses (de julio a octubre), se habrían exportado 810.000 toneladas, un 8% más que el hasta ahora récord de la década, 2005, antes de que el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno comenzara a intervenir en los despachos. Y este auge exportador se da incluso cuando, por decisión o ineficiencia oficial, ninguno de esos meses se pudo exportar cuota Hilton, el cupo arancelario de 28.000 toneladas (netas) que le compra la Unión Europea al país, la crema del negocio cárnico.

Laissez faire

No se sabe si es porque la carne no aumentó de manera significativa en las góndola, porque los precios internacionales cayeron, porque en tiempos de vacas flacas las divisas cárnicas se vuelven más interesantes o porque cambió la política oficial. Pero los frigoríficos consultados aseguran que este año no hubo –a diferencia de 2008– restricciones con los permisos de exportación, como anticipó El Cronista el 10 de febrero.

Las mismas empresas sostienen que los volúmenes menores despachados los primeros meses del año se debieron al efecto de la crisis económica internacional sobre la demanda, y no a dificultades locales. Así y todo, por si las moscas, todos se apuran a despachar lo que puedan, antes de que un eventual aumento de la carne ponga a prueba la laxitud oficial.

Según especialistas, aunque todavía no se trasladó significativamente al precio de la carne, hace dos meses que viene subiendo el valor de la hacienda, particularmente de las vacas (que se exportan a Rusia) y de los novillos (que compra la UE).

La liquidación de hembras y animales jóvenes de los últimos tres años (que deja al país sin stocks que llevará mucho tiempo reponer), produjo hasta ahora una abundante oferta de carne. Varios preveían que esa bonanza se acababa en diciembre. Sin embargo, una mayor ocupación de los feedlots que la que se pensaba, y la oferta que produjo la salida de cerca de la mitad de los vacunos del Delta por las amenazas de crecida, parecen haber retrasado el temido momento de la escasez y suba de precio.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...