El Gobierno canjeará la deuda provincial, pero a cambio de apoyo en el Congreso

Según un borrador, la deuda en Bogar 2018 será cambiada por otro bono no ajustable por CER. Otra parte se compensará con ATN y para el resto habrá mejores condiciones.

Por
30deNoviembrede2009a las07:50

La iniciativa para reestructurar la deuda que las provincias tienen con la Nación no quedó cajoneada. El equipo económico continúa trabajando en el tema y ya tiene una propuesta para desahogar las finanzas de las jurisdicciones. Pero la pondrá sobre la mesa después del 10 de diciembre, cuando este nuevo canje pueda funcionar como moneda de cambio del apoyo político que el kirchnerismo necesitará en el Congreso.

Según un borrador al que accedió El Cronista, que contiene los principales lineamientos de la propuesta, el gobierno nacional refinanciará parte de la deuda a plazos más largos –el lapso actual es de ocho años– y a una tasa fija en pesos del 6%, mientras que para la deuda que las provincias tienen en los títulos Bogar 2018 se ofrecerá un nuevo bono que no ajuste por CER, sino que tenga una tasa Badlar más 2,75%. Esos papeles están en manos de diferentes acreedores –muchos en bancos– y la Nación les paga los servicios y el capital con una retención que le hace a las provincias de la coparticipación.

La iniciativa fue diseñada por los técnicos de la subsecretaría de Relación con las Provincias, que depende de la Secretaría de Hacienda, y la intención es firmar un acuerdo con cada una de las jurisdicciones, dijeron fuentes de la cartera.

La composición

El stock de deuda provincial al cierre de este año ascendería a los $ 99.000 millones, de los cuales el 70% es con el gobierno nacional. De ese monto, $ 40.000 millones corresponden a Bogar 2018, Boden 2011 y 2013. Estos últimos fueron recibidos por el Banco Central como contraparte de los pesos emitidos para rescatar las cuasimonedas. Los Bogar, en tanto, fueron los títulos emitidos por el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), que asumió la deuda que las provincias tenían con diferentes acreedores y que ahora les paga a los inversores con recursos de la coparticipación.

Los $ 30.000 millones restantes corresponden a los Programas de Asistencia Financiera (PAF) que la Nación viene firmando año tras año con las provincias más necesitadas. Esa deuda será reprogramada a plazos más largos y una tasa fija en pesos en torno al 6%.

Como la Nación tiene retenidos unos $ 9.000 millones de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), que debió haber distribuido entre las provincias, otra de las propuestas del equipo económico será canjearles a las jurisdicciones el 70% de esos ATN por deuda que éstas tomaron con la Nación a raíz de los PAF y el 30% restante sería pagado según los porcentajes de coparticipación. Pero algunas provincias no firmaron esos convenios y reclaman todo el dinero en efectivo, como es el caso de Santa Fe.

“Van a someterlas a un acuerdo. Van a hacer firmar a cada uno para garantizarse luego el apoyo de los legisladores de cada provincias en el Congreso”, aseguró una fuente allegada a Economía y a los gobiernos provinciales.

Avanzar en este acuerdo será conveniente para ambas partes. El Gobierno requerirá fidelidad por parte de los gobernadores y éstos necesitarán de una flexibilización de las condiciones de pago de su deuda para poder destinar los fondos a gastos corrientes.

La situación fiscal en las provincias es muy delicada. La proyección es que el conjunto de los distritos cerrará el año con un déficit cercano a los $ 10.000 millones. A ese escenario se le suma el probable aumento de sueldos de los estatales, que resentiría aún más las finanzas provinciales, en las cuales los salarios tienen un gran peso.

Por Natalia Donato.

Temas en esta nota

    Cargando...