Con un piso del 15% para la inflación en 2010, las tasas ya no seguirían cayendo

Si bien hay liquidez en los bancos, la escalada de precios es el límite para que las tasas continúen bajando. Hoy un plazo fijo mayorista ya rinde por debajo de 10%. Prevén estabilidad en estos niveles.

Por
02deDiciembrede2009a las07:56

La caída que vienen sufriendo las tasas de interés en la segunda parte del año tiene un piso, según los expertos. Ese freno tiene un nombre muy conocido para los argentinos: la inflación. Para el año que viene los analistas están estimando un aumento en los precios de la economía en torno a un 15% anual como mínimo. Pero la mayoría asegura que en realidad estará unos puntos por encima de esa base. Esto teniendo en cuenta que la mayoría de economistas y hasta la propias estimaciones oficiales sugieren un crecimiento para la economía por encima de un 2% para 2010.

En este contexto, los analistas consultados por El Cronista ponen el sello de estabilidad para las tasas de interés en los niveles actuales. Incluso, algunos pronostican que tienen más espacio para subir que para bajar. “No hay mucho margen para la baja por la inflación. Si bien el sector financiero está pasando por un buen momento, por el lado macro hay un límite: no se puede volver a tasas reales tan negativas. El escenario tiene outlook más alcista que bajista”, explicó David Mermelstein, de Econviews.

Una baja anunciada

A partir de julio, con un viento de cola más favorable para el país y un tipo de cambio más estable, el Banco Central (BCRA) empezó a reducir las tasas de pases pasivos y activos de cortísimo plazo –depósitos y préstamos que los bancos operan con la entidad monetaria– que sirven como referencia para el resto del mercado. En rigor, pasaron de estar en niveles de casi 12% en julio hasta su nivel actual de 9,5%. Esta reducción se trasladó de inmediato al interés que rinden los depósitos bancarios. De hecho, hoy por un plazo fijo a 30 días de más de $ 1 millón las entidades privadas pagan menos que 10% (tasa Badlar) anual, cuando hasta hace poco más de tres meses los clientes percibían cerca de un 14% por estas colocaciones. A su vez, con algo más de rezago, las tasas activas también bajaron: los personales, por ejemplo, lo hicieron cerca de 800 puntos básicos (aunque éstas siguen siendo elevadas).

“A los bancos les interesa el spread, no los niveles de tasas. Por eso el recorte de los pases se traslada de inmediato a las tasas de depósitos para mantener el mismo margen. Hoy los bancos no colocan al sector privado, entonces la liquidez va al Central. Ésa es su ganancia. Pero con un piso de inflación de 15% anual para 2010, no creo que las tasas sigan bajando”, señaló Ramiro Castiñeira, de Econométrica. Así y todo, en el sector financiero están tranquilos porque aunque las tasas son negativas en términos reales, los ahorristas exigen menos renta como contracara de un dólar estable y perspectivas de devaluación bajo tierra. Pero esto, a su vez, tiene un límite: “el contexto benigno es porque hay mucha expectativa sobre el canje de deuda, si no sale o se retrasa, la situación no se sostiene”, sentenció Castiñeira.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota

    Cargando...