Viento a favor para Boudou: ingresarán u$s 35.000 millones a bonos emergentes

Fondos de pensión e inversores no tradicionales incrementarán posiciones en el mercado de renta fija. Si la Argentina tiene éxito con el canje a los holdouts, habrá una posibilidad de colocar deuda porque se mantendrá el apetito por el riesgo.

03deDiciembrede2009a las07:47

El “efecto Dubai” no empañó las expectativas sobre un 2010 a toda máquina para el mundo emergente. La buena noticia, más aún para el ministro de Economía, Amado Boudou, es que el apetito de los inversores extranjeros por comprar deuda se duplicará el año próximo. No sólo el comportamiento de los bonos emergentes supera con creces al de los países desarrollados, sino que las tasas de interés que pagan continuarán provocando un efecto imán. Según el outlook 2010 que publicó recientemente el JPMorgan, la demanda externa por activos emergentes “se mantiene fuerte y esperamos ingreso de capitales para renta fija que alcanzará los u$s 35.000 millones” el año próximo. Esto representa casi un 100% de incremento en comparación a los u$s 18.000 millones que acumulan en este período. ¿Quiénes volcarán sus dólares a los títulos emergentes? Se cree que los fondos de pensión –que tienen actualmente un posición cercana a cero– empezarán a posicionarse allí, también nombran a los fondos de riqueza soberana, compañías de inversión de Japón y fondos no tradicionales de EE.UU.. Claro que de esto no se desprende cuánto –si resulta el caso– le corresponderá a la Argentina. Pero el hecho de que se mantenga el apetito por la deuda significa que –con las tasas que paga el país– no será imposible colocar nuevos bonos en el primer trimestre del 2010 como planea el Palacio de Hacienda, luego de cerrar el canje con los holdouts.

Optimistas

JPMorgan mantiene “overweight” (sobreponderar en la cartera) a precisamente la deuda soberana de Argentina, Belice, República Dominicana, Hungría, Indonesia, Jamaica, México, Polonia y Rusia. El cálculo de la entidad dice que el total de las emisiones de bonos emergentes llegará a u$s 195.000 millones en 2010, de los cuales los títulos corporativos (las empresas) serán responsables de u$s 128.000 millones. Vladimir Werning, el economista encargado de escribir sobre Argentina en el JPMorgan, se manifestó “optimista” con el canje de deuda y “pesimista” con las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Encargado de hacer el pronóstico versión 2010, Werning dice que los menores miedos a la devaluación jugarán a favor de los activos locales. De hecho, cree que el peso no se devaluará más del 4%. Con respecto a a la estrategia, recomienda reducir exposición en Boden 2012 y pasarse a Boden 2015. En los títulos en pesos, sale a relucir el Bonar 14 por su ajuste a tasa Badlar. Para JPMorgan, si por lo menos la oferta a los holdouts tiene un valor de u$s 45, se asegurarán una alta participación. Por último, dice que este año el PIB caerá 4% y que en 2010 crecerá precisamente 4%. Para los inversores, esto quiere decir que en 2011 la Argentina volverá a pagar el premio de los cupones PBI.

JPMorgan espera un rally en la deuda emergente ya para el primer trimestre del año próximo. Cree que tendrán un recorrido muy superior a los bonos de los países desarrollados, tanto en lo que respecta a los títulos soberanos como corporativos. Incluso, a pesar de los rendimientos menos generosos. Sucede que las tasas para el EMBIG (índice de bonos emergentes) cayeron hasta el 6,49% durante este año por el fuerte rally de los títulos. Está muy cerca del mínimo histórico de 6,34% en abril del 2007. Los diferenciales de tasas, o sea spreads, seguirán cayendo. El argumento para ser optimista con la región que manifiesta JPMorgan es que los países emergentes, como sucedió este año, seguirán impulsando a la economía mundial. Calculan que crecerá en promedio un 5,8% en 2010: Asia liderará la recuperación con

Temas en esta nota

    Cargando...