Las provincias tendrán un déficit de más de $ 11.000 millones en 2010

Con Buenos Aires a la cabeza, la mayoría superará el rojo de este año. Los aumentos salariales pueden profundizar el agujero si siguen a una inflación estimada en 18%.

10deDiciembrede2009a las07:35

Las reformas tributarias, mejoras esperadas en los ingresos por coparticipación y la suerte de la soja, cuyas retenciones también se distribuyen, no podrían impedir que las provincias cierren 2010 con números más rojos, que incluso podrían ser más profundos que los de este año. Según estimaciones privadas, el déficit financiero consolidado de las provincias sería de al menos $ 11.000 millones el año próximo, si se tiene en cuenta un módico aumento salarial que cubra poco más de la mitad de la inflación estimada para ese período.

Ese es el número que maneja, de forma conservadora, Economía & Regiones (E&G). La consultora dirigida por Rogelio Frigerio estimó que el déficit financiero –esto es, después del pago de intereses de deuda– del conjunto de las provincias llegará a los $ 11.000 millones si se contempla un aumento salarial a los empleados públicos del 10 por ciento. Las estimaciones del costo de vida dan cuenta de una suba de precios para ese periodo de entre el 17% y el 18%. “Este escenario considera las reformas tributarias efectuadas en los distritos más importantes”, aclaró Guillermo Giussi, especialista en gestión pública y fiscal de E&R.

La mejora esperada en los recursos por un aumento del 15% en los fondos coparticipables y unos $ 7.000 estimados en el Fondos Federal Solidario, que redistribuye el 30% de las retenciones a la soja, aliviaría las arcas de las provincias e impediría un déficit mayor, según E&R.

Pero otros pronósticos son menos precavidos. Para la consultora de Orlando Ferreres, el déficit financiero de las provincias se ubicará entre los $ 18.000 millones y los $ 20.000 millones, por encima de los $ 16.000 millones previstos para este año. “Estimamos que la pauta salarial va a situarse entre un 20 y un 22%”, dijo Fausto Spotorno, economista jefe de ese estudio. La diferencia no pasa sólo por el aumento de los sueldos, sino por la incorporación de nuevos empleados a las plantillas, agregó. Si se tiene en cuenta la incorporación de personal, el gasto salarial de las provincias en 2009 bordea el 30%, a pesar de los aumentos menores a los dos dígitos.

Hasta el momento, pocas provincias enseñaron sus números de cara a 2010. Buenos Aires, la Capital Federal y Santa Fe son algunas de las que aprobaron o al menos presentaron sendos proyectos de presupuesto. La provincia gobernada por Daniel Scioli prevé un rojo financiero de $ 5.388 millones. Si bien cierta contempla cierta subestimación en los ingresos, el presupuesto no contempla ningún aumento salarial. De concretarse la suba, el rojo podría llegar a los $7.800 millones, estimó Abeceb.com.

El resto de los distritos más representativos también mostrará resultados negativos. El proyecto de presupuesto de Santa Fe, que contempla una importante reforma tributaria, augura un déficit financiero de $ 1.825 millones. La Ciudad de Buenos Aires, que también definió nuevos tributos, aprobó un presupuesto que espera un rojo de $462 millones. Córdoba prevé un déficit de $ 135 millones, aunque sin contar las erogaciones en obra pública. Entre las provincias chicas, Catamarca aventuró un déficit de $ 400 millones.

Ayuda de la Nación

En este contexto, la refinanciación de la deuda que las provincias mantienen con la Nación jugará un rol clave. Según E&R, los distritos afrontarán pagos de amortizaciones por $ 12.000 millones en 2010 que, de no posponerse, los obligaría a conseguir nuevo financiamiento por $ 23.000 millones.

Con la ley de Responsabilidad fiscal suspendida, muchas provincias probarán suerte con la emisión de nueva deuda. Buenos Aires picó en punta y su ministro de Economía, Alejandro

Temas en esta nota