El año que viene el Central planea sumar cinco veces más reservas que en 2009

Las arcas se engrosarían en u$s 7.000 millones. Pero si se toman en cuenta los u$s 6.600 millones que se destinarán al pago de la deuda, las reservas terminarían el 2010 en los niveles actuales.

23deDiciembrede2009a las07:51

Si la economía argentina consolida los signos de recuperación que comenzó a mostrar a partir de septiembre de este año, la entidad de Martín Redrado sumaría a sus arcas cinco veces más divisas que en el 2009.

En concreto, según estimaciones que surgen del Programa Monetario aprobado el lunes por el directorio del organismo y que aguarda aprobación del Congreso, las reservas crecerán unos u$s 7.000 millones.

Según datos del mercado, este año los fondos en la bóveda del Banco Central (BCRA) no crecerán más de u$s 2.000 millones. En rigor, tomando en cuenta los u$s 47.956 millones del cierre de ayer, las reservas muestran un incremento de u$s 1.570 millones durante 2009.

La cifra estimada para el año entrante, en este sentido, debería ser motivo de festejo en Reconquista 266, porque da cuenta de un escenario de mayor tranquilidad en términos financieros. No obstante, la suma equivale al mismo monto del último “manotazo” anunciado por el Gobierno a través de la creación del Fondo del Bicentenario que tendrá el objetivo de blindar los pagos de la deuda durante 2010 y para ello utilizarán unos u$s 6.600 millones de las reservas destinados a pagar capital e intereses que vencen el año que viene. Si bien trascendió que como contrapartida la autoridad monetaria tiene a disposición la emisión de una letra del Tesoro por ese monto a diez años de plazo y que, de esta manera, la pérdida no afectará al patrimonio neto del BCRA, cuando se efectué la operación las reservas van a caer. De no ser así, las reservas llegarían a unos u$s 54.000 millones a fines de 2010, superando el récord histórico de u$s 50.000 millones que tocaron en marzo de 2008. Con el pago a los bonistas en el medio, y pese al incremento proyectado, las reservas terminarán el 2010 en los mismos niveles actuales. En esta línea, tanto Redrado como la presidenta Cristina Kirchner se privarán del lujo de anunciar un nuevo récord en las reservas el año entrante. Las proyecciones además revelan que al organismo monetario le costará un año recuperar el revés del Gobierno.

De cualquier modo, la buena noticia es que los u$s 7.000 millones de aumento están arrojando un escenario donde la fuga de capitales (entendida como formación de activos en moneda extranjera) profundizará el camino de reversión que comenzó en el segundo semestre de este año. Así y todo, el 2009 terminará con una salida de fondos neta. En el primer semestre del año se fueron cerca de u$s 12.000 millones y el ingreso de divisas que comenzó a darse a partir de septiembre no llega a compensar esa salida. Las previsiones hacia adelante son más alentadoras. “Para el año que viene es muy probable que el balance entre salida y entrada de fondos esté cercano a cero”, adelantó una alta fuente del Central, donde reconocieron que la formación de activos extranjeros no desaparecerá de lleno.

Desde una consultora financiera privada explicaron que sus cálculos son consistentes con los del Central. “Para 2010 el superávit comercial que manejamos es de u$s 14.000 millones, y proyectamos que por lo menos la mitad, es decir u$s 7.000 millones, los compre el BCRA. La otra mitad puede ir a parar a compras del sector privado. Pero si el escenario benigno se mantiene: si se aprueba el canje, si continúa el acercamiento y hay negociaciones con el Club de París, estimamos que los capitales ingresarán a Argentina con más fuerza”, previó uno de sus economistas.

En el Programa Monetario, entre otra variables, se estima a su vez, que el crédito al sector privado se expandirá en torno a un 20% y un 30% son los cálculos para los depósitos.


Por Dolores Ayerr

Temas en esta nota