Areco: volvió a llover y continúa la polémica por los canales ilegales

Ayer sobrevolaron la zona dos ministros y confirmaron que hay cursos clandestinos.

29deDiciembrede2009a las07:52

La lluvia no dio tregua en San Antonio de Areco. Ayer por la mañana cayeron 10 milímetros y eso provocó que el agua no desagote como se esperaba. Algunos de los 3.000 evacuados que habían dejado sus casas volvieron para rescatar ropa y electrodomésticos, mientras 57 personas siguen siendo asistidas en el gimnasio municipal. Durante toda la tarde en la ciudad se escuchó el cruce de acusaciones: si la culpa fue de las intensas lluvias o si fueron los canales clandestinos los que provocaron la inundación de esta ciudad histórica. Clarín sobrevoló la zona y pudo comprobar que hay muchos aliviadores artificiales.

Por la mañana el fiscal general de Mercedes, Pablo Merolla, sobrevoló la zona con los ministros de Justicia e Infraestructura, Ricardo Casal y Cristina Alvarez Rodríguez para realizar un relevamiento sobre los canales de riego. Luego el fiscal abrió una investigación de oficio. Así lo confirmó la intendenta de Areco, Estela Lennon, quien agregó que tras esta denuncia, "se recabaran datos y los técnicos se expedirán al respecto".
En diálogo con Clarín, la ministra Alvarez Rodríguez explicó que la investigación busca determinar si estos canales aceleraron el crecimiento del río Areco y explicó que, en condiciones similares, en 1981 se había acumulado en las áreas urbanas un metro de agua, mientras que esta vez la marca superó el 1,60 metro. "La causa de esta inundación fueron las condiciones meteorológicas, con la caída de 300 milímetros en cinco días. Pero debemos investigar si los canales fueron una concausa; es decir, si el agua en vez de ser absorvida por territorio rural fue escurrida al río y de allí desbordó a la ciudad". En la revisión aérea que se realizó ayer, se pudo constatar la presencia de al menos tres canales que fueron construidos sin autorización.

En la tarde de ayer, cuando el sol asomaba tímido y le traía alivio a los vecinos, Clarín sobrevoló la zona con un helicóptero de la Policía. Desde arriba, las campos de Areco se cortan en cuadrados perfectos, en verdes esmerilados apenas manchados por las vacas que pastan de la tierra generosa. Al norte y al oeste de la ciudad los espejos de agua reflejan el brillo del día, y como grietas que serpentean entre las plantaciones, aparecen los afluentes naturales, curvos y angostos que terminan en el río. "En cambio los rectos, ubicados paralelos a los campos, son los que se hacen con máquinas para desagotar el excedente de agua", explicaron desde la Dirección de Hidraúlica bonaerense. Durante el vuelo, se detectó que este tipo de canales abundan.

Las versiones oficiales volvieron a tener un fuerte rechazo entre ruralistas y dirigentes de la oposición. Luciano Miguens, ex titular de la Sociedad Rural, dijo a Clarín que "se trató de una catástrofe de una magnitud impensada en un río que hasta hace sólo seis meses estaba seco". Dueño de un campo en Salto afectado por las inundaciones, reconoció que existen en la zona canales construidos sin autorización, pero descartó que puedan haber causado el desastre. En el mismo sentido se expresó el presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi: "Hay como una obsesión por confundir a la opinión pública y no hacerse cargo de las cosas. Lo que hay que decir es que el agua ha hecho colapsar al río Areco, que suele ser tranquilo".

Desde la oposición, también se sumaron voces contrarias. La presidenta del Bloque de diputados nacionales del Gen, Margarita Stolbizer, dijo que "los funcionarios han preferido echar culpas en otra demostración del resentimiento hacia los productores agropecuarios, antes que asumir las responsabilidades propias".

Para enfrentar los riesgos sanitarios, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires envió un hospital móvil para la atención de

Temas en esta nota