No se ve salida posible

Desde la filial Castellanos Oeste de la Federación Agraria Argentina, Daniel Oggero, su presidente analiza los aspectos más salientes de un año que pasó de sequía a lluvias excesivas y que no pudo resolver nada especialmente en carne y leche.

31deDiciembrede2009a las07:35

El conflicto del campo con el Gobierno en 2008, sirvió para que los productores despierten a una mayor representación gremial y fue esto lo que ocasionó que se reactive una antigua filial de Federación Agraria Argentina en la zona, entonces además de crearse la de Presidente Roca, Castellanos Oeste cobró fuerza en el centro-oeste de la Provincia.

Abarcando a Ramona, Vila, Marini, Fidela, Coronel Fraga, Bauer y Sigel, Josefina, Santa Clara y Colonia Cello, esta sede de la entidad atra- viesa más de un año y medio de existencia, constata la realidad de los productores y las complicaciones, cada vez más álgidas, para el campo en general.

Si bien no se sumaron socios, pero tampoco se perdieron, Castellanos Oeste emprendió un interesante proyecto para instalar una planta de balanceados, que está en estudio, tanto para su financiación, como para la formación de una asociación civil y así beneficiar a los afiliados, pudiendo canalizar parte de su producción en este emprendimiento que motiva al trabajo conjunto.

"La mayor parte de las actividades en cuanto a lo gremial fueron para resolver problemas diarios que tienen que ver con la producción. Parece mentira que después de tantos meses sigamos hablando de lo mismo, pero no hay avances", señaló en una charla con LA OPINION, Daniel Oggero, presidente de la sede.

Con gran eje en el sector lácteo, por estar Castellanos Oeste en el núcleo de la cuenca lechera, "no se ve salida posible", mientras los costos suben para los tamberos, no se entienden las definiciones que se gestan en la Secretaría de Comercio Interior, e incluso en el Ministerio de Agricultura.

Siendo integrante de la Comisión de Lechería de FAA, Oggero llama a "transparentar la cadena láctea de una vez por todas, es algo que se reclama siempre y se hace cada vez más insostenible. Desarrollar una actividad para subsidiarla con otra, me parece cada vez más inviable y no se ve la punta del hilo". En Santa Fe, la normatización de la lechería abre un espacio esperanzador, pero el camino es largo y sinuoso para un real establecimiento en la Provincia y una evolución lógica a la Nación, que no habrá que abandonar para que resulte positivo.

La leche subsidiada no resultó como se prometió, porque habiéndose tenido que cobrar todo, a esta altura, sólo se recibieron dos pagos de los 20 centavos por litro en la región y no se sabe si el dinero restante se recibirá.

Para Oggero, "la llegada de Julián Domínguez al Ministerio de Agricultura, parecía que había traído un poco de aire fresco, pero hoy estamos en la misma".
En el sector de la carne también se ve el estancamiento para la producción, mientras las carnicerías pueden aumentar, el dueño de los animales sigue con precios pausados.

Esto hace que el balance que se hace desde Castellanos Oeste sobre este 2009 sea "catastrófico", porque quien hace carne, leche o trigo no tiene incentivos. Cuando llegó la lluvia el ánimo mejoró entre la gente de campo, que venía de una cruda sequía, pero ahora hay que enfrentar un caudal exagerado de agua, que por ejemplo en Bigand, más allá de las obras de desagüe en el canal de desagote, luego de muchos reclamos, con la caída de 600 milímetros en dos meses las tareas se hacen lentas, se empiezan a escapar las fechas de siembra, pero no se pueden eludir las políticas vigentes, sobre las que FAA abogará en los primeros días de enero un reclamo activo del sector, cuando se reúna la Comisión de Enlace.

CAMBIO NEGATIVO

En cuanto al listado de afiliados, Daniel Oggero reconoció que hay muchos tambos en riesgo, pero específicamente en dos casos se convirtieron las explotaciones de leche

Temas en esta nota