Tras la baja de la soja, Buzzi reinstala debate por segmentación de retenciones

Federación Agraria dice que llegó el momento de diferenciar la escala productiva, antes de que la crisis pegue en el crecimiento de las economías en el interior.

Por
06deOctubrede2011a las07:29

El derrumbe de los precios internacionales de la soja y los cereales puso en guardia a todos los sectores agropecuarios. En ese marco, y a poco más de dos semanas de las elecciones presidenciales, la flamante conducción de Federación Agraria (FAA), que lidera Eduardo Buzzi, reclamó al Gobierno y al Congreso que se implemente una segmentación de los derechos de exportación, dado que “los productores chicos no soportan más retenciones que cero”.

Alertaron que, en caso de que su reclamo sea ignorado, “tarde o temprano, lo que le pasa al pequeño productor repercute en el empleo y la economía del interior”.
Los vicepresidentes de FAA, Julio Currás y Guillermo Giannassi, dijeron a El Cronista que por el momento no existen graves problemas por el derrumbe de los precios, pero resaltaron que los márgenes de rentabilidad comienzan a ser negativos y que muchos pequeños productores están en la disyuntiva de sembrar o no sembrar.
Por eso enfatizaron la necesidad de segmentar las retenciones por escala productiva. Ese proyecto es uno de los reclamos que FAA viene llevando adelante incluso antes de la pelea por las retenciones móviles, en 2008.

Luego de ese conflicto, los agrodiputados que llegaron desde FAA presentaron iniciativas parlamentarias para segmentar los derechos de exportación, pero ninguno prosperó.
La segmentación es resistida por el resto de las entidades de la mesa de enlace. Confederaciones Rurales (CRA), Sociedad Rural (SRA) y Coninagro creen que debe haber una ley que reduzca las retenciones, con un esquema gradual para la soja, hasta su desaparición en pocos años.

Al hacer su reclamo por imponer la segmentación de retenciones, algo que desde el oficialismo se desestima de momento por entender que sería muy engorrosa su implementación, la entidad que preside Buzzi alertó que “con esta combinación de suba de costos internos y caída de precios de los granos, los únicos que podrán resistir son los productores de gran escala”.

“Es un riesgo importante. El margen se ajustó mucho con estas bajas tan pronunciadas y las alzas de hasta 100% en dólares en los insumos. Si no hay una política de Estado que diferencie a los chicos de los grandes, vamos a tener mayor concentración y eso pega en que menos gente trabaje en los campos sin escala, y en las economías de los pueblos”, sostuvo Currás.

Por eso, la FAA remitió cartas al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y a las comisión de Agricultura de Diputados y del Senado nacionales, a fin de reposicionar en el debate la necesidad de enfrentar la volatilidad de los mercados, con políticas que protejan “a los más débiles del campo, que son los productores chicos”, remarcaron.
Giannassi reforzó que “el único nivel de retenciones que soportamos los productores más chicos es cero”, mientras Currás planteó que ese sector de la producción rural se encuentra en una situación similar a cuando se aplicaron las retenciones móviles: “No hay margen para seguir en la actividad para los chicos”.

Si bien ambos dirigentes federados puntualizaron que el impacto tardará unos meses en visualizarse, consideraron que las soluciones “deben adoptarse de manera urgente, porque los problemas se verán en abril o mayo, cuando la cosecha la hagan cada vez menos pooles de siembra, y haya menos actividad en los pueblos”.

“Hay preocupación, porque el impacto de actual baja de precios no lo sintió el pequeño productor, porque no tiene espaldas y tuvo que vender sus 15, 20 o 30 toneladas de soja para pagar otras cuentas”, expuso Giannasi.

Por Paula López.

Temas en esta nota