Advertencia de Moyano en la UIA: negociaciones paritarias sin techo

Confirmó que Camioneros pedirá un plus de fin de año y defendió a los pilotos.

Por
23deNoviembrede2011a las07:58

Era la primera vez que asistía a una conferencia de la UIA y Hugo Moyano confesó no estar acostumbrado a ocupar ese tipo de estrado, tan lejos del tono de las asambleas. Por cierto, el jefe de la CGT se preparó para la ocasión. Dejó en el perchero su ya ancestral campera de cuero para reemplazarla por un saco azul y hasta lució mocasines de suela flamante que contrastó con la de los zapatos gastados de José de Mendiguren, el presidente de los industriales. Considerado por muchos de los asistentes un “lince” en las pulseadas, la voz de Moyano expresaba ayer espíritu conciliador. Y así resaltó una intimidad con De Mendiguren, a quien llamó El Vasco. Esa relación, contó, nació cuando en la Argentina se debatía privatizar el Banco Provincia, “que tenía a un tercio de la provincia de Buenos Aires hipotecada o se intentaba la dolarización por los subordinados al poder dominante”.

Durante su intervención, de 40 minutos, Moyano no hizo otra cosa más que resaltar su “propia coherencia” en lo que parecieron dardos al gobierno de Cristina , que horas más tarde la Presidente devolvió.

Así, el titular de la CGT insistió que fue el primero en oponerse a la privatización de la jubilación y que en ese acto está el germen de la posterior reestatización. “Fuimos los que rechazamos el ALCA ( el acuerdo de libre comercio con EE.UU.) desde el principio y la política desindustrialización que llevó en los 90 a que el camión desde Buenos Aires a Brasil saliera US$ 1.300 y desde Brasil hacia acá un precio ridículo de US$ 700, lo que llevó a destruir el transporte”.

En la UIA no mencionó el proyecto de reparto de Ganancias de las empresas y tampoco lo hizo después cuando surgieron sus declaraciones más desafiantes ante un grupo de periodistas, acompañado por su asesor Héctor Recalde. Allí dijo, sin que el padre del presidente de Aerolíneas manifestara incomodidad, que “vamos a defender los derechos de los trabajadores de Aerolíneas , artífices de la recuperación de la empresa”. También, que “camioneros va a pedir un plus de fin de año” . Y que “debe volver a subir el mínimo no imponible para el impuesto a las Ganancias, que es un impuesto al trabajo, a $12.800”. Moyano añadió: “Las paritarias no tienen techo, no lo voy a aceptar porque eso significa que no hay negociación”.

Ante los empresarios, Moyano nunca nombró a Cristina pero elogió a Néstor Kirchner: “Una de las medidas más importantes de 2003 fue la reducción de la deuda, Kirchner logró una quita de 75% cuando muchos de los que ahora están decían que había que honrar la deuda. Cuando te aplauden de afuera jodés a los de adentro”, sentenció.

Aunque confundió el nombre, Moyano citó esa joya del cine italiano, La clase obrera va al paraíso . “El Creador decide quién va al paraíso, pero la clase trabajadora debe pelear por la justicia social, que no es sólo inclusión social sino salario, trabajo y vivienda digna”. Y enseguida apuntó: “Nadie se tiene que poner nervioso si hay reclamos de los trabajadores”.

En la primera fila, además del comité de la UIA en pleno, estaban algunas figuritas difíciles como Claudio Cirigliano y Gabriel Romero, del negocio de colectivos y trenes, a los dirigentes del campo que no se veían la cara desde hace meses. Curioso, Hugo Biolcati, Eduardo Buzzi y Carlos Garetto lo aplaudieron sonoramente.

Por Silvia Naishtat.

Temas en esta nota