IPCVA ahora busca diálogo con Estado

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina reclamó «previsibilidad al Gobierno» y «diálogo con un Estado activo» para recuperar stock ganadero.

01deDiciembrede2011a las11:03

El consumo de carne vacuna en nuestro país es de 53 kilos por habitante por año, uno de los más bajos de su historia, debido a que hubo una pérdida del stock ganadero de 11 millones de cabezas, indicó ayer el titular del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), Gonzalo Álvarez Maldonado, en el marco del Seminario Regional Ganadería y Compromiso, que el instituto lleva a cabo en Esquel, Chubut.

«Muchos ganaderos dejaron la actividad y desde el instituto buscamos mayor productividad, ya que se perdió mucho rodeo; su recomposición nos va a llevar un mediano y largo plazo, entre seis y diez años aproximadamente», explicó.

Álvarez Maldonado dijo que se tendrá «la mesa de los argentinos servida», pero «fundamentalmente», aclaró, habrá que «traer de las exportaciones los recursos necesarios para un mejor bienestar de toda la sociedad». «En ese marco vamos a estar trabajando en toda la cadena de ganados y carnes, en cada uno de los eslabones, del productor al consumidor, la industria frigorífica, el consumo, la distribución, la comercialización», advirtió.

Para Álvarez Maldonado, se precisa que «cada sector tenga la rentabilidad necesaria que no es en detrimento de unos u otros, como ocurrió en el pasado» y que motivó que «hayamos perdido esos 11 millones de cabezas, sino que en conjunto trabajemos».

«Necesitamos diálogo, propuestas, y de las disidencias llegar a las coincidencias con un Estado activo», afirmó.

Recordó que «la producción ganadera lleva su tiempo, de tres años, desde que nace hasta que es consumido; entonces el productor que hoy está invirtiendo necesita saber y tener previsibilidad y sustentabilidad, y en eso vamos a trabajar en políticas activas y un Estado activo».

«Cuando hablo del Estado no es del Gobierno de turno que pueda haber», advirtió.

A su turno, el extitular del IPCVA, Dardo Chiesa, aseguró que «la Argentina perdió en cinco años 12 millones de cabezas de ganado, de las cuales el 60% fueron hembras y se condiciona la tasa de recupero del stock».

El dirigente dijo que se desconoce cuánto tiempo llevará recuperar el stock vacuno perdido y alertó que mientras tanto, «el consumo de carne aumenta en el mundo».

La Argentina en su etapa de mayor plenitud de crecimiento aumentaba a razón de 1,2 millón de cabezas por año, «pero con una actitud proactiva hacia el negocio muy fuerte y con aparato productor intacto, hoy estamos vulnerados; por lo tanto, no sé cuánto a ciencia cierta va a tardar».

En el caso de recuperar la tasa de crecimiento de 1,2 millón de cabezas, subsanar la pérdida de 12 millones de animales llevaría 10 años, evaluó.

«Mientras tanto, en el mundo falta carne; los aparatos productivos se desaceleraron, el nivel de subsidios en Europa y en otros países se estanca», aclaró.

Chiesa, quien representa a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en el IPCVA, precisó que el consumo aumenta «porque hay incorporación de países que no comían carne y comen más, porque aumenta el poder adquisitivo y la gente presiona sobre la carne; influye la explosión demográfica».

«En ese contexto, el Mercosur juega un papel preponderante; es la única zona del mundo que puede crecer en provisión de carne y dentro del Mercosur, la Argentina y Brasil». En el caso de Brasil señaló que si este país sube tres kilos su consumo interno, se queda sin saldo exportable.

Sostuvo que en la Argentina hay que «tomar medidas» que den «previsibilidad. Por ejemplo, eliminar todo lo que perjudique el proceso productivo o generar gente que se ejercite en la exportación con una medida que diga todo lo que supera los 54 kilos de consumo interno, se exporta», analizó.

Temas en esta nota