Prevén un aumento de los precios de las semillas forrajeras

Los ganaderos que están planificando sembrar pasturas en el otoño de 2012 probablemente deberán gastar más que el año pasado en semilla.

Por
24deDiciembrede2011a las07:46

Sucede que en el mercado internacional se detectan subas de precios en varias especies como consecuencia de la reducción de los stocks que se habían acumulado en 2008 por la recesión mundial. Joaquín González Bonorino, titular de Gentos, dice que ese comportamiento ha provocado aumentos del 25 al 40% en el precio de la alfalfa y subas del 20 al 30% en la festuca y en otras gramíneas.

Esta tendencia mundial se debe articular con la producción de semillas en el país, donde se esperan buenos rendimientos en el sudeste de Buenos Aires y menores en las demás zonas de producción. "Si la demanda de los tambos y de los invernadores resulta firme, es probable que se produzcan agotamientos tempranos de algunas semillas y subas de precios a medida que avance la campaña", advierte.

Por su parte, Enrique Bayá Casal, de la semillera homónima, nota que la principal demanda de semilla forrajera proviene de los productores ubicados en zonas donde los resultados agrícolas son dudosos. "La evolución de las compras dependerá de la situación de bolsillo de los productores en las próximas semanas, muy vinculada a la cotización de los granos y a la magnitud de las lluvias. Si la cosecha gruesa resultara favorable se facilitará la decisión de compra de semilla forrajera en productores mixtos", apunta Bayá Casal.

Mientras tanto la alfalfa cotiza de 8,50 a 11 dólares por kilo por fallas en la producción mundial, lo que repercute directamente en la Argentina, donde el 80% de lo vendido es importado. El trébol rojo y el trébol blanco se cotizan en torno de los US$ 5, con valores semejantes a los del año pasado, según Bayá Casal. Hay poca disponibilidad de lotus, que se cosecha a fines de diciembre/enero y se negocia a US$ 9/10 porque hubo varios años seguidos de malas producciones. La cebadilla vale US$ 1,40 por kg contra el valor de marzo pasado, de US$ 1,20, y el raigrás se cotiza a US$ 3, mientras que la festuca aumentó mucho: vale US$ 2,80/5 contra los 2/3,5 del otoño, por la reducción del stock mundial. El agropiro se consigue a US$ 2,5. Frente a esta situación, González Bonorino recomienda la reserva temprana de semillas, sobre todo cuando se demandan los cultivares más buscados, lo que permitiría asegurar su disponibilidad y pagar precios menores que en los meses de máxima demanda.

Por Carlos Marín Moreno

Temas en esta nota