El gas metano de las vacas puede alimentar un motor

Investigadores del INTA que consiguieron "recolectar, purificar y comprimir los gases que emiten los bovinos para utilizarlos como fuente energética" aseguraron que se podría alimentar un motor.

Por
El gas metano de las vacas puede alimentar un motor
14deOctubrede2013a las07:02

El gas metano de las vacas podría alimentar un motor según el estudio realizado por investigadores del INTA que consiguieron "recolectar, purificar y comprimir los gases que emiten los bovinos para utilizarlos como fuente energética".

Luz, calor, heladeras y hasta el motor de un auto pueden funcionar con este biocombustible, indicó el INTA Informa esta semana.

"Como los bovinos liberan gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera, proponemos una forma económica y práctica de secuestrar esas emisiones y utilizarlas como sustituto energético", afirmó el coordinador del grupo de Fisiología Animal del INTA Castelar (Buenos Aires), Guillermo Berra.

En la información se destacó que hacia el 2050 se prevé que disminuyan las reservas petroleras y aumente la necesidad de dar con fuentes de energía alternativas y renovables.

Es en este contexto, el uso de gas natural comprimido podría suplirse con este logro ya que la energía obtenida de las vacas serviría para que, "en aquellos lugares donde no llega la convencional, los productores tengan una alternativa para cocinar, iluminar sus viviendas e, incluso, manejar sus autos", señaló el especialista.

Uno de los técnicos que interviene en el programa, Ricardo Bualo, considera que el biometano purificado y comprimido puede ser utilizado para generar energía calórica, lumínica y motriz.

"Unavaca emite alrededor de 300 litros de metano por día, que pueden ser utilizados para poner en funcionamiento una heladera de 100 litros de capacidad a una temperatura entre dos y seis grados durante un día completo", aseguró Bualo.

Para el investigador, ahora es necesario transferir este conocimiento a los productores para que su utilización se multiplique.

Se busca aprovechar la fermentación anaeróbica que tiene lugar en el interior del rumen para obtener energía renovable e implementar un mecanismo de reducción de esos gases.

Para la captura del gas, los técnicos del INTA utilizaron un sistema de cánulas comunicadas directamente con el interior del rumen que contienen metano para llenar una bolsa plástica que, a modo de mochila, se ubica en el lomo del animal.

Según indicó el coordinador del proyecto, "la cantidad de gases recolectados varía según el alimento ingerido y el tamaño del ejemplar: una vaca adulta emite cerca de 1.200 litros por día, de los cuales entre 250 y 300 son metano".

Luego, se lo somete a un método de compresión sencillo para ser incluido en garráfas y de acuerdo con el responsable de ese proceso, Diego Mena, "se utilizó una bici-bomba, una bicicleta fija con un pistón incorporado que permite movilizar el gas y comprimirlo".

Temas en esta nota