Ganancias: cierre del año y los números para 2014

Este año, la ley del Impuesto a las Ganancias tuvo cuatro modificaciones, lo que altera la situación de muchos contribuyentes. Además, para el año próximo se esperan otros cambios.

Por
Ganancias: cierre del año y los números para 2014
16deDiciembrede2013a las06:59

La ley del Impuesto a las Ganancias sufrió cuatro modificaciones en lo que va del año. Y después de tantos cambios todos los contribuyentes individuales están mareados, sin saber dónde quedarán parados cuando cierre el 2013 y en el momento que abra el calendario 2014, un año para el que se esperan, además, nuevos cambios.

Esta presunción tiene sus motivos. Según el esquema vigente, las deducciones de la “cuarta categoría” deberán ser ajustadas para iniciar el cálculo de la retención del año que viene, ya que no parece lógico que los sueldos que se consideran de base, a los efectos de determinar quién paga impuesto y quién no, sigan siendo del período que va de enero a agosto de 2013. Otra necesidad de modificación de las deducciones seguramente saldrá a la luz el año próximo, cuando se negocien las nuevas paritarias salariales, quedando todavía pendiente el ajuste de las escalas, que no se actualizan desde el 2000.

Por ese motivo, es conveniente que las personas físicas presten atención al cierre 2013 y a lo que se espera que venga, en relación con el Impuesto a las Ganancias: Autónomos. No tenían mejoras desde el año 2011, son los que más perdieron en el reparto ya que quedaron fuera de la mayoría de los decretos que favorecieron a los que trabajan en relación de dependencia. El decreto 244 elevó para el 2013 las deducciones personales de estos contribuyentes a los siguientes valores anuales: Mínimo no Imponible $15.552; Deducción Especial $15.552; Cónyuge $17.280; Hijos $8.640 y Otras cargas $6.480, cada uno. Definidos estos valores, por efectos de la inflación, el importe que tendrán que abonar de impuesto en abril del 2014 será elevado. Incluso, los aumentos de las deducciones que probablemente se aprueben el año que viene recién podrán aprovecharlos, allá lejos, en el 2015.

Los que regresaron al monotributo (excepción hecha sin el conveniente respaldo normativo), podrán computar íntegramente en su declaración jurada anual las deducciones personales, y considerarán los ingresos de monotributistas como exentos a efectos de la liquidación del Impuesto a las Ganancias.

Empleados y jubilados. Durante este año, se hicieron tres modificaciones en el cálculo de la retención del impuesto en los sueldos y las jubilaciones. Inicialmente, el decreto 244 elevó un 20% las deducciones personales a partir de marzo. Luego, a través del decreto 1006, el Poder Ejecutivo excluyó del impuesto al SAC de junio, para los que percibieron en el semestre ingresos mensuales de hasta $25.000. Por último, el decreto 1242 eximió, a partir del 1 de septiembre, del Impuesto a las Ganancias a los que tuvieron –de enero a agosto- sueldos y jubilaciones inferiores a $15.000. Asimismo, para los que cobraron más de $15.000 y hasta $25.000, las deducciones personales se incrementaron un 20% (ó 30% para zona patagónica). Mientras tanto, los que ganaron más de $25.000 no tuvieron cambios en las deducciones personales. En resumen, para el cierre de la liquidación 2013, las oficinas de Recursos Humanos tendrán mucho trabajo porque deberán considerar en el cálculo, mes a mes, cada uno de estos decretos, con la c

riosa novedad de que no influirán de manera retroactiva a pesar de lo indicado en la propia ley 20.628. Independientemente del caso que se trate, todos los empleados podrán informar las deducciones anuales (gastos médicos) y los pagos a cuenta (impuesto al cheque y viajes al exterior) que tendrán derecho a computarse, y recibir en consecuencia las correspondientes devoluciones impositivas que surjan en el cierre de la liquidación anual, durante el mes de marzo de 2014 (ver “Tramites ...”). Para el año próximo se espera que el Ejecutivo establezca los nuevos meses que servirán de base de cálculo para determinar los empleados que no pagarán Ganancias, y los montos de las deducciones personales para los que continúen pagando.

Integrantes de sociedades. A partir de la ley 26.893, los socios y accionistas deberán pagar el 10% de Impuesto a las Ganancias sobre las utilidades que distribuyan las empresas. Esta tasa adicional convivirá con la retención –hoy vigente– del 35% sobre los dividendos, que se realiza sobre la diferencia entre la utilidad contable y la impositiva. Adicionalmente, se gravará con la tasa del 15% al resultado obtenido por la venta de acciones y de participaciones societarias.

Temas en esta nota