El trigo, entre dudas y certezas

El saldo exportador del trigo argentino de esta campaña no sería suficiente para cubrir la demanda de Brasil, el principal importador.

Por
El trigo, entre dudas y certezas
27deDiciembrede2013a las07:39

Un escenario bastante incierto caracterizó a la producción triguera de los últimos años, al punto de que en el ciclo 2011/2012, la cebada, cultivo contemporáneo al trigo, mostró un crecimiento inusitado si se tiene en cuenta que alcanzó una superficie nunca antes imaginada de 1,4 millón de hectáreas, en desmedro del clásico cereal argentino.

Sin embargo, el último año cambiaron la ecuación y el humor de los productores. Al parecer apuestan otra vez por el trigo para la campaña 2014/2015, alentados en alguna medida por el precio que ofrecieron los molinos, con valores superiores los $ 4.000 por tonelada. De a poco, los valores que a futuro muestran cifras cercanas a los u$s 220 la tonelada se vuelven interesantes si se tiene en cuenta que el año pasado para esta misma época se ofrecieron hasta u$s 170.

Pero la gran incógnita es el resultado final de la cosecha de la campaña 2013/2014, porque los números que hasta el momento se conocen son muy dispares si se tiene en cuenta que la última estimación de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires habló de 10,5 millones de toneladas y la Bolsa de Comercio de Rosario señaló un promedio de 9,1 millones, con un rinde de 27 quintales/ha en la zona núcleo. 

En busca de disipar estas incógnitas, Ámbito del Campo consultó a diferentes especialistas en el cultivo de trigo. Uno de ellos fue Jorge González Montaner, asesor de los grupos CREA de la Cuenca Mar y Sierra, quien estimó que la campaña triguera actual ya está terminada y que los productores se llevan una muy buena imagen de los valores ofrecidos por los molinos: "No se esperaban con un buen nivel de rendimiento, un precio muy razonable, más aún en el norte, porque pudieron vender temprano con muy buenos márgenes y mejores valores que la cebada, con lo cual este último cultivo volverá a sus límites normales".

González Montaner realizó una presentación en el campo experimental del criadero Buck, cerca de Necochea, en el que hizo un análisis de las perspectivas ofrecidas por el trigo. Estimó que el panorama no deja de ser alentador si los precios se mantienen cerca de los u$s 200 para las posiciones a futuro.

A su vez, en materia de sanidad, el trigo no sufrió enfermedades, a diferencia del ciclo anterior, porque la roya (el hongo que afecta a las hojas) llegó muy tarde. Para la cebada el año no fue tan bueno, porque sufrió algunos problemas de sanidad, pero mucho mejor que en el ciclo anterior.

Por su parte, Eduardo Costa, presidente del semillero Buck, tuvo otra visión para el futuro del trigo y en ese sentido abogó por alcanzar a tener una disponibilidad de 5 millones de toneladas del cereal para exportar: "Vamos a seguir teniendo los mismos problemas; por eso alentamos al productor a aprovechar todas las señales de optimismo que surjan y que da el mercado".

La actual campaña cerraría con unos 10 millones de toneladas de trigo, de las cuales alrededor de 6,5 millones quedarían en el país, con lo cual el saldo no sería suficiente para cubrir la demanda de Brasil, principal importador, opinó Costa. "Si no hay exportación fluida, el mercado se distorsiona y las relaciones comerciales se resienten; tenemos que seguir trabajando para demostrar que el trigo argentino puede recuperar su lugar de privilegio", afirmó.

Por su parte, Martín Larraburu, director de Ag Seed, una compañía argentina dedicada a la producción de trigo, entre otros cultivos, radicada en Pergamino, estimó que el mercado de trigo sufrió y sufre aún una fuerte intervención del Estado que altera todas las relaciones, las productividades y las calidades obtenidas. Para el directivo, esta intervención llevó, entre otras cosas, a la caída del área de siembra y producción ocurrida en los últimos años, que se tradujo en reducciones fuertes de los stocks disponibles.

"La posibilidad de una vuelta a la normalidad en el mercado triguero para las próximas campañas amerita trabajar nuevamente en lograr una segmentación de los mercados, con variedades bien manejadas en función de su mejor potencial industrial. Quienes aprovechen mejor estas oportunidades serán aquellos que se anticipen a lo que puede venir", resumió Larraburu.

A su vez, desde Chacabuco, Agustín Pontacuarto, gerente de la semillera Don Mario, recordó que "la campaña 2013 fue apenas superior en superficie que la 2012, con 3,5 millones de hectáreas, y las empresas que tuvieron semillas de trigo con calidad pudieron vender su oferta sin problemas, ya que este atributo era muy demandado. La razón de la baja calidad de semilla fue causada por una intensa enfermedad de espiga ocurrida en la campaña anterior, principalmente por fusariosis".

El panorama cambia al hablar de lo que se viene. Pontacuarto apuntó que "somos muy optimistas para la próxima campaña; el productor se encuentra conforme con los precios de mercado y los rindes en sus cultivos. Si estas dos variables mantienen su alta relevancia, la superficie de trigo seguirá creciendo en los próximos años". "Para que esta premisa termine de consolidarse, es fundamental tener políticas claras e incentivos para el cultivo de trigo", sintetizó.

Cabe señalar que el trigo es un excelente acompañante de la soja de segunda, principalmente porque aporta rastrojos uniformes de alta calidad y recursos financieros a fin de año, pero principalmente porque suma rinde al sistema de rotación. En materia de sanidad, Pontacuarto recordó que tras la intervención del Estado en el cultivo de trigo, los productores comenzaron a elegir variedades de alto potencial de rinde con mejor calidad industrial, ya que prácticamente los únicos que compraban el trigo eran los molinos por la baja presencia de ROE. "Esta acción involuntaria disparó a todos los semilleros a mejorar la sanidad y la calidad industrial de su trigo, ofreciendo al mercado variedades más competitivas con calidades aceptables para su comercialización. Años anteriores prácticamente se buscaba el rinde sobre todas las cosas, delegando un poco la calidad panadera".

Temas en esta nota