Nuevo mercado de alto valor para los feedlots

Tras cumplimentarse los requisitos demandados por la Unión Europea, la Argentina espera la aprobación final para participar de la "Cuota 481".

Por
Se trata de un negocio de altísimo valor para carne de feedlot que no compite con el mercado interno.

Se trata de un negocio de altísimo valor para carne de feedlot que no compite con el mercado interno.

16deJuliode2014a las16:03

Luego de cinco años de gestiones, nuestro país está a punto de acceder al cupo europeo para carne de alta calidad engordada en feedlots. La “Cuota 481”, como se la denomina, abre una nueva oportunidad de mercado de alto valor para la ganadería argentina.

Tras la reciente publicación en el Boletín Oficial de la resolución conjunta entre los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, y de Economía y Finanzas Públicas, será enviado a la Comisión Europea el protocolo para aplicar a la Cuota 481 de carne de alta calidad engordada a corral. Este trámite, que contempla los ajustes requeridos por la Comisión, es la antesala para la aprobación definitiva del país como proveedor de esta carne, que se espera se concrete en aproximadamente un mes.

Según Gabriel Delgado, Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, “por tratarse de un negocio de bajo volumen pero de altísimo valor, este nuevo mercado no va a impactar en el consumo de los argentinos. Por el contrario, todo lo que sobre de las reses, que no se exporte, en realidad aumentará el volumen en el mercado interno”.

“Desde el punto de vista económico, la Cuota 481 es una excelente oportunidad para la Argentina. Se trata de una Cuota que, a diferencia de la Hilton, no posee arancel, por lo que permite ingresar a la Unión Europea con carne de un alto precio, de un 20% por encima del valor de la Hilton, que hoy ronda los 16.000 dólares la tonelada aproximadamente”, expresó el subsecretario de Ganadería, Jorge Dillon.

A diferencia de la Cuota Hilton, la 481 no es asignada en porciones a cada una de las naciones participantes, sino se trata de una cuota general por la que compiten los países habilitados. El volumen es de 48.200 toneladas distribuidas en 4 trimestres de 12.050 toneladas cada uno, de junio a julio, siguiendo el calendario agrícola.

También a diferencia de la Hilton, esta Cuota no tiene limitaciones de cortes.

“Para Argentina es una oportunidad interesante, porque se trata de un producto distinto. Con esta Cuota, la Argentina no pierde el negocio a pasto que implica la Hilton sino que lo amplía a otro tipo de producto que está en condiciones de lograr”, apuntó Consolación Otaño, directora de Transformación y Comercialización de Productos Pecuarios dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Desde su creación, la Cuota viene siendo subutilizada. En el último período, el saldo sin cubrir fue de unas 6000 toneladas. El resto fue aportado en un 50% por Estados Unidos, y luego Uruguay, Australia y en menor medida Canadá y Nueva Zelanda. La administración de la Cuota se realiza mediante el procedimiento de “primero llegado primero servido”, que autoriza los ingresos al mercado a medida que llega la mercadería al puerto comunitario.

“Pensamos que durante el año 2015, y por trimestre, podríamos tener un acceso de entre 1000 y 2000 toneladas. Para crecer habrá que ser muy precisos en la colocación y entrar en primer lugar, antes de que se agote el cupo de cada trimestre, de modo de evitar costos por demoras en el ingreso”, explicó Dillon.

Para Delgado, “esta Cuota implica una gran oportunidad para el país en la medida en que podamos desarrollar un verdadero trabajo en equipo entre producción, industria y Estado. Por tratarse de un negocio donde es necesario competir, no sólo debemos garantizar calidad sino también servicio, y esto es proveer a la Unión Europea en tiempo y forma”.

El plan consensuado en la Argentina propone integrar inicialmente la Cuota con alrededor de 8 cortes, que implicarían dejar en el mercado interno un importante volumen de carne proveniente de la producción de estos animales, que deberán rondar los 440 - 480 kilos a faena.

Entre los requisitos exigidos por la Unión Europea para la importación de esta carne, se destaca que deberá proceder de al menos 100 días de engorde a corral con raciones nutricionales que garanticen la calidad del producto. Los cortes procederán de novillos de menos de 30 meses que, en los 100 días previos a la faena, como mínimo, únicamente hayan sido alimentados con raciones constituidas por no menos del 62% de concentrados o coproductos de cereales piensos, sobre la materia seca, y cuyo contenido de energía metabolizable sea igual o superior a 12,26 megajulios por kilogramo de materia seca. Además, los animales alimentados con estas raciones deberán recibir diariamente un promedio de materia seca, expresado en porcentaje del peso vivo, igual o superior al 1,4 %.

“Los feedlots argentinos están en condiciones de producir este tipo de carne sin problema. Lo cierto es que implica mayores costos. Son animales más grandes con un tipo de alimentación más estricta que lo habitual que hoy no se producen por no tener demanda en el mercado argentino. Pero, pese al costo, se trata de un negocio importante para los establecimientos habilitados para la exportación a la Unión Europea que decidan participar de la Cuota 481”, concluyó Dillon.

Descargar Resolución Nro. 0466 y M.E.F.P Nro. 361 - *PDF (5MB)

Temas en esta nota

Seguí leyendo