Productores ganaderos se asoman al futuro

A pesar de que los números ajustados, los productores ganaderos vislumbran que en el 2015 comenzará un ciclo más positivo para la actividad.

Por
Productores ganaderos se asoman al futuro
21deJuliode2014a las07:47

Lo más representativo de la genética bovina argentina ya está en Palermo, listo para salir a la cancha. Como todos los inviernos, los mejores reproductores de las principales cabañas del país llegaron a la Capital Federal y llenaron los boxes de La Rural, y entre la pista y los pabellones se armó el escenario ideal para trazar un panorama de la ganadería actual y del horizonte que se aproxima.

La foto del presente muestra a una actividad que a fuerza de reinventarse apenas consigue sacar la cabeza del agua, pero que ya se prepara para lo que se percibe como un futuro más favorable. “La rentabilidad está mejor que en 2013, pero hay un incremento importante en los insumos y las exportaciones siguen frenadas”, resumió Juan Bullo, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Criadores de Hereford, en diálogo con Clarín Rural.

Luego, con tono esperanzado, dijo: “Lo que generemos hoy desde la genética estará en el campo a partir de 2015”.

Según un informe elaborado recientemente por el exvicepresidente de CRA Néstor Roulet, los costos de producción de novillos aumentaron en promedio un 95% durante los últimos dos años, mientras que el precio del gordo solo creció 53% en ese período. Además, la participación de hembras en la faena está en el límite de lo conveniente, y las exportaciones de carne siguen encontrando barreras internas y externas.

Pero con las elecciones a la vista, el nuevo escenario que pueda aparecer a partir de 2015 es la zanahoria que atrae a los productores. Y, como mencionó Bullo, los terneros que nacerán para ese entonces se empiezan a gestar en los próximos meses. Ese razonamiento genera cierto optimismo en el ambiente y se traduce, según indicaron los referentes de las principales razas, en una importante participación en la principal feria ganadera del país y en el aumento de los precios manejados en los remates de cada raza.

Según indicó Bullo, Hereford cuenta en Palermo con un 40% más de animales que el año pasado. “Estamos gratamente sorprendidos. La raza está presente con 150 reproductores de 38 expositores”, dijo, y agregó: “Esto nos llena de aliento porque creemos que después de 2015 la actividad va a despegar, y Hereford es una raza clave para el cruzamiento. Si tiene buenas señales, la ganadería argentina va a dar todo para crecer. Es un sector que reacciona rápido y cuyo producto es reconocido en el mundo”.

Por su parte, Javier Martínez del Valle, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Angus, dijo que la raza está presente con cerca de 400 animales de 129 expositores. Cómo es habitual, representan casi el 50% de los bovinos de la muestra. “La raza llega muy bien. Nos sorprende gratamente la respuesta de los productores. Percibimos que la gente está esperando un nuevo ciclo para la ganadería argentina”, dijo Martínez del Valle, en sintonía con Bullo.

El directivo de Angus indicó que tanto en la exposición nacional de otoño, realizada recientemente en la localidad bonaerense de Bolívar, como en los primeros remates de cabañas, los precios superaron ampliamente a los del año pasado, con subas superiores a la inflación. “Los animales puros por cruza rematados hasta ahora por las cabañas Angus obtuvieron precios promedio de 22.000 pesos contra los 15.500 del año pasado. Evidentemente los productores ganaderos ya están esperando un ciclo de bonanza”, dijo.

En el norte argentino la sensación es similar, aunque los efectos de la intensa sequía sufrida en las últimas campañas aun impiden a muchos productores ponerse a pensar en el futuro que ya se acerca.

Una de las razas fuerte de esa región es Brangus, que llevó a Palermo cerca de 120 reproductores de 32 cabañas. Facundo Rivolta, gerente de la Asociación Argentina de Brangus, se mostró optimista. “En la exposición Nacional de la raza, realizada a fin de junio en Resistencia, Chaco, hubo 400 animales en pista y los precios promedio alcanzados en el remate posterior fueron de 50.000 pesos para los machos y de 33.000 pesos para las hembras”, comentó.

Los precios pagados en las exposiciones no suelen ser representativos, pero sirven para reflejar una leve mejoría respecto a un 2013 que fue complicado para la región. “El NOA sufrió mucho la seca en los últimos años y todavía están cubriendo agujeros”, afirmó Rivolta, y destacó que el novillo, por su parte, se acomodó y subió un 40%.

Desde el noreste argentino, Brangus apuesta ahora a integrarse a un mercado regional. “El Brangus argentino tiene muy buena imagen en Paraguay, Colombia, Brasil, Bolivia… El biotipo nuestro se adapta muy bien a los ambientes tropicales de esos países; por eso los productores están prefiriendo el argentino al norteamericano, más acostumbrado a los corrales”, dijo Rivolta. Luego agregó: “Existe una demanda sostenida del mercado paraguayo, pero aun no hay un canal aceitado para la exportación de ganado en pie. Sí se exporta mucho semen, y en eso Brangus está segunda detrás de Angus”.

La otra raza fuerte del norte argentino es Braford -presente en Palermo con algo más de 100 ejemplares de 28 cabañas-, que según informó Agustín Arroyo, director ejecutivo de la Asociación Braford Argentina, también cuenta con un mercado interesante en la región, y sobre todo en Paraguay.

“En los remates de la raza, los mejores precios fueron pagados por productores paraguayos”, dijo. Luego indicó que hasta el momento se percibió que los precios están adecuándose al aumento que hubo en la hacienda en general, que fue del orden del 40%. “Pero esos aumentos siempre llegan más tarde a los reproductores. Aun no se pagaron los precios que deberíamos tener -aclaró-, porque la sequía hace más cautelosa a la demanda y genera inconvenientes financieros”.

Así, aún sin certezas pero con esperanza, las razas irán nuevamente esta semana a buscar sus grandes campeones, paradigmas de la producción que viene.

Ahora, la genómica

Además de mostrar a sus mejores ejemplares, las razas bovinas aprovechan cada año la Rural de Palermo para mostrar el trabajo que realizan en materia de mejoramiento genético. En los últimos años, la tendencia es la apuesta por la genómica, una ciencia que busca predecir la función de los genes en interacción con otros genes. A partir de la secuenciación del ADN se puede sumar información valiosa que complementa, por ejemplo, a la información de diferencias esperadas entre progenies (DEPs). “El principal beneficio de esta herramienta es la información que brinda respecto de la eficiencia de conversión”, dijo Juan Bullo, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Criadores de Hereford, en diálogo con Clarín Rural, y comentó que esa asociación trabaja actualmente en el genotipado de 500 animales en conjunto con sus pares de Canadá, Estados Unidos y Uruguay. La investigación genómica requiere el relevamiento de mucha información de una población suficientemente amplia de animales durante al menos tres años, y eso implica grandes inversiones. Javier Martínez del Valle, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Angus, dijo que la raza ya cuenta con más de 800 reproductores evaluados para iniciar el registro de DEPs enriquecidos con pruebas genómicas. “Llevamos tres años recogiendo datos y este año llegaremos a tener una población de 1000 reproductores, que es el mínimo que nos impusimos para que la información sea válida”. Por su parte, Brangus y Braford tampoco se quedan atrás, y ya están genotipando a sus toros líderes en un secuenciador de ADN que fue instalado en la Universidad de La Plata. “De esta manera podremos seleccionar genéticamente por rasgos como eficiencia de conversión y resistencia a hectoparásitos”, afirmó Facundo Rivolta, gerente de la Asociación Argentina de Brangus.

Temas en esta nota