Tradición e innovación se combinan en la ganadería

La tradición tiene un fuerte arraigo en la ganadería por tratarse de una actividad milenaria que provocó una transformación social en la humanidad.

Por
El filósofo Raúl Motta disertó sobre “La relación entre tradición e innovación en las sociedades complejas. La ganadería argentina: el sostenimiento de una pasión estratega”.

El filósofo Raúl Motta disertó sobre “La relación entre tradición e innovación en las sociedades complejas. La ganadería argentina: el sostenimiento de una pasión estratega”.

08deSeptiembrede2014a las07:43

En el Primer Simposio Valor Ganadero (VG), organizado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) se trato sobre cómo complementar los nuevos conocimientos con la experiencia adquirida en la producción ganadera.

Tradición e innovación: la gestión de una tensión permanente

El filósofo Raúl Motta, investigador de la Universidad del Salvador (USAL) y la Unesco, hijo de una familia tambera de la zona de Junín y General Viamonte, en el noroeste bonaerense, inició el Eje Filosófico del Simposio disertando sobre “La relación entre tradición e innovación en las sociedades complejas. La ganadería argentina: el sostenimiento de una pasión estratega”.

“La gente busca más este tipo de capacitaciones innovadoras que están por fuera de los sistemas tradicionales. Tenemos gente que siempre se quiere capacitar, ahora ¿en la capacitación innovamos?”, reflexionó Motta en una entrevista con fyo.

Motta explicó que siempre la innovación tiene su cuota de riesgo y puede perderse algo de la experiencia acumulada y que innovar es relacionar cosas cuya relación otros no ven o vinculan cosas que a priori no tienen relación. El desafío del futuro es saber gestionar el conocimiento que -al igual que la innovación- es el valor más importante y lo más caro del proceso económico. El pensamiento debe ser tomado como una herramienta de innovación, para saber qué hacer con nuestra experiencia ante los nuevos desafíos. Es decir que hay que pensar en el momento justo y de la manera correcta, precisó.

El desafío es cómo pararse frente a la tensión experiencia - innovación. En la actualidad la humanidad maneja conocimientos compartimentados que cuesta mucho integrar. “Se ha producido una ruptura muy fuerte entre la juventud planetaria y las generaciones mayores. Hay una sensibilidad juvenil nueva que está totalmente escindida de sus mayores. Esto genera problemas entre jóvenes y sus padres. El aula se ha transformado en una guerra generacional por incomprensión mutua”, señaló Motta.

Definió a la tradición como un sistema de contención que da pertenencia, identidad y sustentabilidad y a la innovación como la búsqueda de caminos distintos para separar cosas que antes iban unidas. Dijo que “hay que lograr un equilibrio político entre ambos valores y que esa tensión debe articularse permanentemente”.

Para gestionar esa tensión en cualquier sector productivo, incluido el ganadero, debe contemplarse una estrategia que incluya procesos de adaptación, adecuación, adopción y anticipación. Y mencionó cuatro pares de conceptos opuestos pero complementarios y no excluyentes, que explican la resolución del conflicto. Son ellos: tradición – innovación, conservación – revolución, pasión – conocimiento, y programación – estrategia. “Combinar estos pares de opuestos es producir una estrategia de alto impacto”, sentenció.

Por otro lado, uno de los disertantes del eje técnico fue Ignacio Iriarte, quién hizo un análisis del sector cárnico en Argentina.

Fuente: MasCom, fyo

Temas en esta nota