Recién el martes, el país podría retomar el ritmo exportador

El primer día de la huelga generó que más de 1.000 personas entren al país vía Ezeiza sin ser revisados y que las cargas se acumulen en los puertos.

Por
Recién el martes, el país podría retomar el ritmo exportador
19deSeptiembrede2014a las07:15

El paro aduanero ayer cobró visibilidad cuando un grupo de alrededor de 1000 personas no soportaron las demoras y decidieron de manera abrupta entrar al país sin ser revisados.

Pero mientras los canales de televisión mostraban a los viajeros indignados por haber tenido que esperar algo más de dos horas en Ezeiza, en el Banco Central sacaban cuentas sobre cómo iba a afectar el paro a la entrada de divisas extranjeras.

“Lo de Ezeiza fue la parte visible del conflicto, pero sucedió en todas las fronteras”, explicó una fuente del sindicato a El Cronista. “Y en los puertos fue muchísimo peor porque tuvimos más de un 90% de adhesión”, agregó el sindicalista.

La situación en las terminales portuarias afectará de sobremanera la ecuación que realizan los funcionarios del Banco Central en lo que significa el acopio de divisas, ya que entre ayer y hoy se frenaron ventas al exterior por u$s 580 millones. Y esa cifra se incrementará en 870 millones más ya que las primeras cargas podrá salir el próximo martes.

El paro de actividades es jueves y viernes, pero la medida de fuerza incluye que el sábado y domingo no se prestarán servicios especiales –Aduana trabaja de lunes a viernes de 7 a 19 horas, el resto entra dentro de ese rango–. 

“Los trabajadores decidieron cortar el sistema informático, por lo que no se puede pasar –exportar– nada, pero ni siquiera se puede subir al sistema nada, así evitamos que los exportadores lo pongan el sábado o domingo para que el lunes puedan salir. De esta manera, recién podrán hacer las presentaciones el lunes, cargar, y despachar el jueves”, explicaron desde Supara.

Ayer por la tarde un rumor daba cuenta que el Gobierno había citado al titular del gremio, Carlos Sueiro, para gestionar algún tipo de salida del conflicto. Más teniendo en cuenta que Supara ya había anticipado que repetirá la medida de fuerza la próxima semana sumando un día de paro.

Reclamos y desconexión

Los canales de televisión mostraron ayer a los mil pasajeros que llegaron al aeropuerto de Ezeiza y, cansados de esperar, forzaron su entrada al país sin pasar por las autoridades de control.

Los pasajeros llegaron de las ciudades estadounidenses de Dallas, Nueva York, Atlanta, Miami y Houston; y también de las capitales española, Madrid, e inglesa, Londres.

En el aeropuerto internacional de Ezeiza se encontraron que sólo dos escaners funcionaban, ya que sólo estaba trabajando personal jerárquico de la Aduana. Luego de una extensa demora, los viajeros se lanzaron a la puerta de salida sin efectuar la declaración pertinente.

La situación no fue excluyente de Ezeiza. En otros puntos de accesos al país se vivían situaciones similares.

“Está llegando mucha gente de Uruguay y una vez que desembarquen van a tener demoras para poder salir de la terminal” afirmó un aduanero que tiene asignado el control en la terminal de Buquebus.

En los pasos fronterizos terrestres también se vivieron largas colas, al punto de que hubo un pedido expreso de parte de los gobiernos limítrofes para que la administración argentina garantizara el servicio.

Pero quienes vivirán una situación un poco más compleja son los habitantes de la Isla de Tierra del Fuego.

La medida de fuerza de Supara deja a la Isla sin conexión terrestre durante cuatro días. 

“Este paro es más duro que el anterior porque la conciliación obligatoria de casi un mes no llegó a nada en el aumento salarial que estamos reclamando”, dijo Silvia Gomis, del Supara, al Diario Electrónico de Tierra del Fuego. “va a haber guardias mínimas, pero sin servicio de desprecintado, ni carga ni descarga, tampoco fábricas, correos, aeropuertos y el puerto de Ushuaia.

Temas en esta nota