Una nueva oportunidad: gran demanda de carne vacuna

Con precios internacionales de la carne en alza y volúmenes cada vez mayores de demanda mundial, no podemos desperdiciar otra vez esta nueva oportunidad.

Por |
Al aumentar la demanda internacional de carne, el precio internacional ha crecido en los últimos 12 meses en un 49,9%  medido en dólares.

Al aumentar la demanda internacional de carne, el precio internacional ha crecido en los últimos 12 meses en un 49,9% medido en dólares.

29deNoviembrede2014a las06:06

Mucho se ha hablado “del milagro del yuyito”, la soja, en la última década. Inclusivefue motivo de una intensa lucha entre el kirchnerismo y el campo en 2008, por el intento de aumentar los derechos de exportación propuestos por el Ministro de Economía en aquel momento, que no pudieron concretarse por la definición en contra del Presidente del Senado quien, con su voto de desempate, hundió el proyecto en la derrota más importante de la actual gestión.

El aporte en dólares de la soja y sus derivados  representó casi u$s 25.000 millonesmás por año que en la época de la Alianza, lo que permitió disimular errores y hacer un populismo de consumo, sin inversión, sin futuro.

Ahora ha declinado el precio de la soja, si bien se mantiene alto en relación a lo que se cotizaba en la década del 90, pero al mismo tiempo que se verifica esta reducción, ha aparecido una nueva posibilidad para el sector agropecuario.

Es la gran demanda internacional de carne vacuna, producto que hemos descuidado mucho en esta década, donde nos comimos 10-12 millones de animales del stock ganadero, una verdadera locura, en la que no incurrieron ni Uruguay, ni Paraguay ni Brasil. Estos países ocuparon nuestro lugar en el mercado de carnes mundial, por el espacio que dejamos vacío.

Veamos como están creciendo las importaciones de China de carne vacuna a medida que mejora la situación económica de ese país y cada vez más y más personas pasan de pobres a clase media, por el gran derrame de la fuerte inversión bruta interna fija de ese país, inversión que llega al 47 % del PIB:

Vemos que de unas 15.000 toneladas por año de importación de carne, China en 2014 va a importar casi 500.000 toneladas, un crecimiento espectacular.

NO SÓLO A CHINA

Este cambio  no se limita solo a ese país sino que  también están creciendo aceleradamente las importaciones de carne vacuna de Hong Kong, de Vietnam, de India y de varios países de esa zona. Es una prueba más del derrame económico que no se limita solo a China sino a todo el sudeste asiático.

Al aumentar la demanda internacional de carne, con una oferta que en el corto plazo es muy inelástica, el precio internacional ha crecido en los últimos 12 meses en un 49,9%  medido en dólares, en tanto que las otras commodities alimenticias y metalíferas han bajado pronunciadamente.

"En nuestro país, ya se observa el impacto de esta mayor demanda internacional"

Aumentó significativamente el precio de los animales jóvenes, especialmente en los remates del interior del país.

En la fase de retención de vientres, hay que recordar que las terneras necesitan 2 años para convertirse en vacas, casi un año para parir sus terneros y los novillos necesitan otros dos años para llegar a los 400 kilogramos de peso, que es el peso necesario para poder exportar carne de calidad.

"En total necesitamos alrededor de 5 años para poder ir incrementando paulatinamente la oferta de carne"

El populismo consumió las existencias de animales y eso le permitió mostrar resultados rápidos de mayor consumo de carne a bajos precios justamente por la liquidación del capital de animales.

La consecuencia es que ahora vamos a necesitar 5 años o más para ir recuperando las posibilidades de consumo y exportación de carnes rojas.

POPULISMO INMEDIATISTA

En definitiva, fue una política equivocada, vista desde el ángulo del futuro de los argentinos, pero que le permitió al populismo inmediatista ganar votos para seguir mandando.

Nunca más debemos caer en el populismo, enemigo de los resultados auténticos.

El populismo solo es un aprovechador de los esfuerzos que hicieron otros gobiernos para incrementar la inversión en vientres y después, en lugar de seguir aumentando el capital en ganado, como hizo Brasil, nuestros populistas lo consumen todo y hay que volver a empezar de nuevo para recuperar la hacienda.

Es  como el mito de Sísifo, que estaba condenado a llevar una gran piedra hasta lo alto de una montaña y de allí se le tiraban de nuevo hasta abajo y Sísifo debía eternamente volver a llevarla a la cima de la montaña, un trabajo agobiante, sin sentido.

"Esa política a lo Sísifo no puede ser nuestra política"

También hay que regular el mercado interno para terminar con el sistema de “media res” que se presta a mercados “grises” e ir al sistema uruguayo, con clasificación de cortes para exportación (lomo y otros) y para el mercado local (asado, achuras) que por suerte tienen gustos distintos.

Con precios internacionales de la carne en alza y volúmenes cada vez mayores de demanda mundial, no podemos desperdiciar otra vez esta nueva oportunidad.

Hay que invertir en el stock ganadero pensando en el futuro. No solo la soja, sino también el oro, la plata, el shale gas y ahora también la carne vacuna son las claves de nuestro futuro, que se pronostica como muy promisorio, siempre y cuando logremos implantar lo mas rápidamente posible políticas de Estado e Instituciones que favorezcan la inversión segura en el país.

Temas en esta nota