Reacción de precios, supeditada a un débil mercado interno

Si va a haber alguna reactivación de precios, habrá que esperarla a partir de fines de enero, como sucede todos los años.

Por |
En febrero se combina la vuelta a las grandes ciudades de miles de veraneantes y el inicio de las clases en muchos distritos, con una falta acentuada de ganado liviano de calidad.

En febrero se combina la vuelta a las grandes ciudades de miles de veraneantes y el inicio de las clases en muchos distritos, con una falta acentuada de ganado liviano de calidad.

23deEnerode2015a las08:09

Un comienzo de año muy flojo, con mucha gente fuera de la ciudad, selectividad de los compradores y una demanda plenamente abastecida. En cuatro de los últimos ocho años el precio del novillo de enero cae con respecto a diciembre previo, pero siempre en los últimos ocho años el precio de febrero supera al de enero.

Si alguna reacción va a tener el mercado ganadero en las próximas semanas, más que probablemente habrá que esperarla a partir de fines de enero, como sucede todos los años. En febrero se combina la vuelta a las grandes ciudades de miles de veraneantes y el inicio de las clases en muchos distritos, con una falta acentuada de ganado liviano de calidad, cuya escasez termina arrastrando hacia arriba a todo el mercado.

Con un gobierno decidido a evitar una devaluación significativa, o una reducción de las retenciones, y con un mercado internacional que para la Argentina se presenta adverso (Rusia, Unión Europea, Chile), todo el peso de un eventual salto de precios hoy se deposita en el mercado local, que se muestra más débil que un año atrás.

El precio de los subproductos (cuero, achuras, grasa) ha caído y no parece que este importante componente del valor del ganado vaya a tener ningún protagonismo en los próximos meses. El precio internacional de la carne vacuna ha cedido con respecto a tres meses atrás, pero todavía –como promedio mundial– se halla por arriba de un año atrás. El problema es que nuestro país de lo poco que exporta (unas 200 mil toneladas anuales) el 65 por ciento lo concentra justamente en los mercados que ya están pagando menos por la carne (Rusia, UE), o que ya han comenzado a hacer contraofertas a la baja (Chile).

La cuota Hilton ha bajado en el último trimestre de 18 mil a 14 mil dólares y hoy se recupera a sólo 15 mil dólares. La cuota 481 ha caído de 10 mil a 9.300 dólares por tonelada (18 cortes) y Rusia oferta por la carne entre un 20 y un 25 por ciento de lo que pagaba hace sólo unos meses. Todo esto tiene que ver con la brutal caída del rublo frente al dólar.

La faena de 2014, unos 12,4 millones de cabezas, resulta unas 450 mil cabezas inferior al año anterior. El perfil es preocupante: se mata un 22 por ciento menos de novillos, un 6,4 por ciento menos de novillitos y un cuatro por ciento más de terneros machos. En conjunto, se mataron el año pasado 675 mil machos menos (-9,1 por ciento). En cuanto a las hembras, se faenó un dos por ciento más de vacas, un seis por ciento más de vaquillonas y un 5,5 por ciento más de terneras hembras. La fuerte retracción en la matanza de novillos y novillitos permite dos interpretaciones: o esos animales han sido retenidos en los últimos meses para su engorde y saldrán masivamente en los próximos meses, o la caída en la faena de machos refleja que la productividad del rodeo es inferior a lo que todos los analistas estiman.

“Asado China”

Si un novillo pesado se faena muy engrasado, cuesta colocar los cortes del “parrillero” (asado, matambre y vacío) en el mercado interno, que sólo compra esta mercadería con un descuento muy importante. Este es el caso de novillos pesados de razas británicas excedidos de grasa provenientes de feedlot . Si la capa de grasa en el costillar excede lo que el mercado interno admite –aún con castigo en los precios– el frigorífico puede verse obligado a hacer “asado China”, presentación que supone deshuesar y desgrasar este corte, con la consiguiente pérdida económica, como única manera de recuperar la plata. El músculo intercostal, sin grasa ni hueso, o sea el “intercoastal”, logra una buena cotización en el mercado asiático.

* Analista del mercado

Remates

Jesús María

Con un ingreso de 1.142 animales operó el lunes la plaza en las instalaciones de la Sociedad Rural. Con 840 gordos, la tónica marcó valores un poco más tranquilos que la semana anterior, con diferencias de 40-50 centavos para la categoría de novillos de 300-350 kilos. El resto de las categorías se mantuvo dentro de los precios corrientes, con máximos de 18,80 pesos por kilo para los novillitos, 18,48 para las vaquillonas y 13,52 para las vacas. Los terneros y terneras de invernada se colocaron entre 22 y 25,30 pesos.

Temas en esta nota