Contracara del país agrícola: sólo 15% de las exportaciones del sector agrega valor

El valor unitario promedio de la tonelada exportada por la Argentina es casi la mitad del promedio mundial. En el país, el 50% de las ventas son del complejo sojero.

Por
El grueso de las exportaciones del campo son de primera transformación (54%), especialmente aceite y harina de soja, seguidas por ventas de productos sin transformación (30%).

El grueso de las exportaciones del campo son de primera transformación (54%), especialmente aceite y harina de soja, seguidas por ventas de productos sin transformación (30%).

23deMarzode2015a las10:01

Las exportaciones Argentinas de bienes agroindustriales superan los u$s 40.000 millones anuales y representan más de la mitad de los envíos al exterior. El complejo es el único con balance neto de divisas positivo y, a pesar de que el país creció en su inserción internacional en el mercado global, no logró revertir su condición de granero del mundo, según se desprende de un análisis de la Fundación INAI (Instituto para las Negociaciones Agrícolas internacionales). 

Pese a que el sector defenderá el indiscutible conocimiento que hoy hay detrás del grano que se exporta –que no implica mejoras de precio del commodity, pero si de los rendimientos– la realidad es que sólo el 15,4% de los bienes que el país envía al exterior son de "segunda transformación", según explica el trabajo. El grueso de las exportaciones del campo son de primera transformación (54%), especialmente aceite y harina de soja, seguidas por ventas de productos sin transformación (30%). "Con una estructura exportadora concentrada en las primeras etapas de las cadenas agroalimentarias, la Argentina se pierde la mitad de los intercambios globales ,que en su mayoría corresponden a productos con una segunda transformación industrial", indica el INAI.

Mientras el sector le endilga al gobierno nacional una participación protagónica en el camino hacia una etapa de crisis en la agroindustria, que en la actualidad asegura que sufre altos costos con precios en baja, los candidatos opositores hablan de agregar valor a este sector de la economía que es responsable, además, de buena parte de la recaudación nacional.

El propio kirchnerismo habla desde hace tiempo de "industrializar la ruralidad", algo difícil en el contexto actual, con la consiguiente pérdida de oportunidades.

Debido a la conformación de la actual canasta exportadora del campo, el valor unitario promedio de la tonelada exportada por la Argentina es inferior al promedio mundial, incluso en cada una de las etapas de transformación, dice el INAI. "Mientras la Argentina exporta una tonelada promedio de u$s 450, el mundo está comprando una tonelada de producto agroindustrial por un valor que supera los 800 dólares".

Los datos se desprenden de un informe en el que el organismo analiza el impacto de las principales negociaciones comerciales internacionales en desarrollo actualmente, y en el análisis de la situación actual, con datos del cierre de 2013, releva que sólo seis productos explican el 65% de las ventas externas del rubro agroindustrial. Los derivados sojeros (porotos, harina, aceite y biodiesel) representan la mitad de los envíos.

Adicionalmente, "la concentración también está presente en los destinos". Según el trabajo, el 45% de la harina de soja se exporta a Europa; el 45% del aceite de soja a India, Irán y China; el 82% del poroto de soja a China y el 65% del trigo a Brasil".

Cuando no está todo dicho, y de cara al futuro con una nueva gestión de este u otro color político, la recomendación es la de "tener una estrategia que desarrolle políticas que permitan aumentar y diversificar las exportaciones agroindustriales, exportar a una mayor cantidad de destinos y avanzar en las cadenas globales de valor".

Temas en esta nota