Temen que la fruticultura entre en cesación de pagos por la crisis

El cierre del mercado brasileño para los envíos de peras y manzanas, la caída de precios y la suba de costos ponen en riesgo a las empresas.

Por |
Elgunas no pueden pagar sueldos.

Elgunas no pueden pagar sueldos.

11deAbrilde2015a las09:18

Con las plantaciones atestadas de manzanas y peras que no se cosecharon por la crisis del sector, autoridades y empresarios de la fruticultura temen lo peor: que el impacto del cierre de la importación dispuesta por Brasil conlleve a una cesación de pagos.

La detección a fines de marzo de 15 cargamentos con Cydia pommonella, conocida como carpocapsa, una plaga que Brasil eliminó un año atrás, llevó al Ministerio de Agricultura de ese país a cerrar las fronteras para la importación de fruta de pepita y derivó en un nuevo golpe para la actividad frutícola, que se encuentra en plena temporada y que pensaba derivar al país vecino la mayor cantidad de fruta posible ante la caída de la exportación a Rusia y la Unión Europea.

Esta semana llegaron al Alto Valle de Río Negro y Neuquén inspectores de Brasil que comenzaron con las auditorías que estaban previstas -aun antes del cierre de la importación- en empaques y explotaciones frutícolas bajo el programa de mitigación de riesgos que ambos países llevan adelante.

"La evolución de la situación está supeditada al resultado de la auditoría que tiene un segundo paso con una reunión de los inspectores con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) el 25 de este mes en Brasil", explicó a LA NACION Marcelo Loyarte, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI).

El sector solicitó la intervención de Cancillería y del Ministerio de Agricultura de la Nación para que Brasil revierta la decisión que consideran "exagerada e inoportuna", dijo Loyarte, que remarcó que los niveles encontrados de la plaga "se podrían considerar dentro de lo normal y aceptable".

En el gobierno de Río Negro creen que la decisión de Brasil va más allá de lo sanitario y que tiene un "trasfondo político", como ocurrió dos años atrás cuando la Argentina dejó de comprar cerdo brasileño y como "represalia" le cortó la compra de fruta de pepita.

Las exportadoras aún mantienen una serie de licencias para ingresar fruta en Brasil, pero esos permisos se terminarán en no más de 15 días. Algunas, tras la medida del país vecino, comenzaron a fraccionar sus envíos para "estirar" los permisos.

El ministro de Economía, Alejandro Palmieri, admitió a LA NACION que "se teme en el corto plazo la cesación de pagos" y dijo que hay empresas exportadoras que ya vislumbran problemas para cancelar los sueldos de abril. "El impacto es tan grande que escapa la escala que provincia puede cubrir", señaló.

Loyarte coincidió con el diagnóstico y recordó que "el mes pasado hubo empresas con dificultades para pagar los sueldos" por efectos de la severa caída de las exportaciones, que ronda en un 70 por ciento respecto del año anterior, producto de la devaluación rusa, la pérdida de competitividad, la menor inserción de la fruta en los países europeos que recuperaron stock y los altos aranceles.

Esta semana unos 500 trabajadores de la empresa Moño Azul, radicada en Villa Regina, iniciaron un paro de actividades por la falta de pago y la promesa de una cancelación de haberes en cuotas, algo que ya sucedió el mes pasado. Además, las grandes exportadoras cortaron el personal de temporada y continuarán con un plantel de mínima.

"La situación es muy complicada, afecta a muchos de manera importante si cuantificamos que por semana se podrían perder ingresos de entre 3 y 4 millones de dólares", graficó el referente de los exportadores frutícolas.

En las chacras mucha fruta no se cosechó y quedó en planta porque los productores primarios no pueden afrontar los costos y no hay certeza de venta.

SE COMBINAN LAS CAUSAS EXTERNAS CON LAS INTERNAS

Pérdida exportadora

Las exportaciones de manzanas y peras cayeron 70% esta temporada respecto de la anterior por la pérdida de competitividad y la devaluación rusa.

Freno brasileño

La situación se agravó por el cierre de las importaciones que dispuso Brasil por haber detectado carpocapsa en cargamentos provenientes de la Argentina.

Fruta sin cosechar

En las chacras los productores tienen fruta sin cosechar porque subieron los costos y cayeron los precios. Las empresas exportadoras tienen problemas para pagar los sueldos.

Temas en esta nota

Seguí leyendo