Tamberos esperan con urgencia las lluvias en Uruguay

La preocupación de qué puede pasar con el precio de la leche en los próximos meses quedó relegada a un segundo plano en estos días por el clima.

Por
La escasez de precipitaciones encendió una “luz naranja” por el impacto productivo y de rentabilidad.

La escasez de precipitaciones encendió una “luz naranja” por el impacto productivo y de rentabilidad.

16deAbrilde2015a las16:11

La escasez de precipitaciones en la cuenca lechera del país encendió una “luz naranja” por el impacto productivo y de rentabilidad que está provocando en las explotaciones lecheras un crecimiento de las pasturas por debajo de lo normal en otoño.

Las praderas prácticamente no responden y las avenas que están sembradas no pueden pastorearse porque tienen una escasa profundidad de raíz.

Además, la falta de humedad retrasó la implementación de cultivos de invierno como los raigrases y nuevas praderas. Así los tambos están prácticamente con los rodeos en sistemas de encierro y apelando al uso intensivo de reservas de invierno y raciones. Esto provoca un notorio incremento en los costos de producción.

En líneas generales, los pronósticos coinciden en que habrá un episodio generalizado de lluvias pero que no superará los 10 milímetros en promedio. Si bien será insuficiente para cubrir el déficit hídrico, puede permitir la siembra de los cultivos de invierno que están rezagados. Habrá que esperar y ver si las previsiones meteorológicas están en lo cierto o no.

Temas en esta nota