Reservas caen en la época de mayor ingreso de dólares

Lo que era una época de bonanza y estacionalmente favorable no alcanza por ahora para que el Banco Central perciba grandes beneficios.

Por
El fenómeno se dé en plena liquidación de divisas de la soja.

El fenómeno se dé en plena liquidación de divisas de la soja.

21deAbrilde2015a las08:21

Lo que era una época de bonanza y estacionalmente favorable no alcanza por ahora para que el Banco Central perciba grandes beneficios. Sus reservas cayeron u$s 75 millones en lo que va del mes y muestran, de esta manera, la peor performance de este stock desde que llegó Alejandro Vanoli a su cargo y el peor abril de los últimos seis años. Lo curioso: que el fenómeno se dé en plena liquidación de divisas por exportaciones de soja, precisamente la etapa del año en que el organismo aprovecha para recuperar reservas y realizar fuertes compras de dólares en el mercado cambiario.

El Central compró hasta ahora sólo u$s 230 millones en los primeros doce días hábiles de abril (hasta ayer). Por las importaciones de energía, los pagos de deuda y las ventas de dólar "ahorro", el saldo de abril para el stock de reservas quedó negativo y reflejó una pérdida de u$s 75 millones. En el mismo período de los últimos dos años, los expresidentes del BCRA Juan Carlos Fábrega y Mercedes Marcó del Pont habían adquirido u$s 1.700 millones y u$s 400 millones, respectivamente. Significa que el organismo sólo logra recolectar hoy un 13% de las divisas que alcanzaban a llevarse diariamente en la misma época del año pasado. 

Las dificultades que atraviesa ahora el Central empeoran los pronósticos de los inversores para el tercer trimestre del año, cuando la cercanía de las elecciones y la incertidumbre por lo que pueda decidir la próxima gestión altera el humor de los mercados; y especialmente para el cuarto, cuando debe darse la transición entre un mandato y otro con un menor ingreso de dólares.

En el Rofex, el mercado de Rosario en el que se operan derivados y en el que interviene fuertemente el Central para moderar los precios, los inversores creen que el ritmo de suba del dólar pasará del 1% al 1,8% mensual hasta las elecciones, cuando la divisa quedará levemente encima de los $ 10, y que desde entonces tomará una velocidad mayor, del 2,8% mensual, hasta rozar los $ 11,40 dentro de doce meses.

Un conjunto de razones podrían explicar la pobre performance que está mostrando el Central. Algunas, por caso, están relacionadas con el contexto externo, como la fuerte caída de los precios internacionales de los granos (la soja se derrumbó en un año de 550 a 350 dólares); otras, en tanto, vinculadas a decisiones de política monetaria y cambiaria que tomó el propio Gobierno desde que desembarcó Vanoli hasta hoy: mantener el tipo de cambio fijo a pesar de la inflación local, del fortalecimiento del dólar en el mundo y de la abrupta depreciación del real en Brasil; evitar un acuerdo con los fondos buitre para poder volver a tomar deuda en el exterior; pedir a los exportadores anticipar la liquidación de dólares en el último trimestre del año pasado para asegurar un buen comienzo de gestión del actual presidente del BCRA; e iniciar un ciclo levemente bajista de tasas de interés con el propósito de reactivar la economía.

Temas en esta nota