El Banco Central compró US$ 100 millones a exportadores

El Banco Central pudo sacar provecho ayer del "apuro" que mostraron algunos exportadores sojeros por liquidar operaciones ante el temor de que otra semana conflictiva paralice los puertos.

Por
La entidad logró tener un saldo favorable de US$ 100 millones por sus operaciones en el mercado cambiario, en lo que fue la rueda más activa en lo que va del mes.

La entidad logró tener un saldo favorable de US$ 100 millones por sus operaciones en el mercado cambiario, en lo que fue la rueda más activa en lo que va del mes.

16deMayode2015a las09:08

El Banco Central (BCRA) pudo sacar provecho ayer del "apuro" que mostraron algunos exportadores sojeros por liquidar operaciones ante el temor de que otra semana conflictiva paralice en los próximos días las terminales portuarias ubicadas al norte de Rosario, donde funciona el polo agroexportador más importante del país. La entidad logró tener un saldo favorable de US$ 100 millones por sus operaciones en el mercado cambiario, en lo que fue la rueda más activa en lo que va del mes.

"Hubo operaciones por 339 millones, el mayor monto en lo que va de mayo, porque a las liquidaciones de exportadores cerealeros se sumó una operación puntual de venta superior a los US$ 50 millones", refirió a LA NACIÓN un corredor cambiario.

Sin embargo, no consiguió que ninguno de esos billetes logre incorporarse a las reservas, ya que debió atender pagos por importaciones de energía, por deudas asumidas con organismos internacionales por US$ 106 millones, a lo que hay que sumar los US$ 20 millones que debió liberar para compensar a los bancos por las ventas de dólares a ahorristas ya validadas por la AFIP.

De allí que la compra no tuvo impacto sobre la tenencia de reservas, que cerró en US$ 33.856 millones, según datos preliminares, apenas US$ 3 millones por encima de anteayer y US$ 13 millones por arriba del nivel al que habían comenzado en la semana pese a que, en el transcurso de la misma, el BCRA le terminó comprando a los exportadores más de US$ 280 millones.

Parte del impulso que mostraron las liquidaciones de ayer se debió al temor que provoca entre las grandes empresas exportadoras lo que describen como "una actitud intransigente" de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso. Aluden a que ese sector abandonó la mesa de negociaciones anteayer al rechazar la oferta de una suma puente para levantar el paro lanzado hace dos semanas.

"El ambiente quedó enrarecido tras los incidentes registrados semanas atrás en la planta de Dreyfus", señalaron en una empresa cerealera al confirmar que eso los llevó a apresurar liquidaciones ayer.

AJUSTES QUE NO ALCANZAN

Las compras oficiales sirvieron para regular el precio de la divisa en el mercado oficial, donde el valor del dólar mayorista avanzó tres milésimas, para cerrar a $ 8,947, al ritmo que mejor le sienta al BCRA para mantener la sensación de calma.

De esta manera, su cotización subió 0,21% en la semana, un nivel de indexación que no alcanza a detener la pérdida de competitividad que, desde hace largos meses, afronta el peso, en especial, por el marcado diferencial de inflación que la economía local tiene respecto de aquellas con las que el país comercia.

"En nuestra medición, el tipo de cambio real multilateral se sigue apreciando", indicaron ayer desde la consultora Ledesma, que monitorea periódicamente la evolución de esta variable.

"Durante abril sumó el decimocuarto mes consecutivo con esta tendencia, por lo que alcanzó el nivel más bajo desde diciembre de 2001, aunque el proceso de apreciación se desaceleró fuerte en las últimas semanas dada la impasse que experimentó el proceso de fortalecimiento internacional del dólar", detalló ayer en su habitual reporte.

LARGA VIDA AL BILLETE DE 100 PESOS

El ministro de Economía, Axel Kicillof, dio ayer por terminada, al menos en lo que resta del mandato de Cristina Kirchner, la discusión sobre la necesidad de un billete de mayor denominación. "Es una discusión vieja. Siempre lo piden", dijo al ser consultado sobre la posibilidad de lanzar un billete de $ 500. Pero la desestimó porque "las sociedades están cambiando el modo de manejar el dinero" y porque se necesitarían implementar "más cuestiones de seguridad". "De las monedas pasamos a la SUBE. Avanzamos muchísimo estos años en bancarización, en comercio electrónico y en otras formas de pago. El billete cayó en desuso", insistió para desestimar la impresión de un billete mayor al de $ 100, el de más valor en circulación.

Temas en esta nota