Derrumbe del 64% en la exportación argentina de pollos

Por la desaparición de la demanda venezolana, los principales compradores ahora son las naciones islámicas.

Por
Datos de los primeros siete meses de 2015.

Datos de los primeros siete meses de 2015.

08deAgostode2015a las10:09

Las exportaciones argentinas de pollos se están realizando mayormente a mercados genuinos ante la pérdida de participación experimentada en la plaza bolivariana.

En los primeros siete meses de 2015 se declararon 53.051 toneladas de exportaciones argentinas de pollos eviscerados congelados por un valor total de 84,4 millones de dólares. En el mismo período de 2014 se habían registrado 113.549 toneladas por 234,4 millones de dólares.

Semejante caída –53% medida en volumen y 64% en divisas– se explica por un derrumbe de colocaciones realizadas en Venezuela en el marco del programa “petróleo por alimentos”.

A diferencia de enero-julio de 2014, cuando Venezuela representó un 71,4% de las colocaciones, en los primeros siete meses de este año la nación bolivariana apenas recepcionó un 10.8% del volumen declarado. Los principales mercados en enero-julio de 2015 fueron Arabia Saudita (19.1%), Emiratos Árabes Unidos (15.9%), Chile (15.2%), Yemen (5.9%), Qatar (5.7%), Reino Unido (5.5%) y Omán (4.0%), entre otras. Casi el 55% de los envíos se destinaron a naciones musulmanas.

El año pasado el gobierno kirchnerista obligó a las principales compañías avícolas argentinas –integradas en CEPA– a financiar las compras de petróleo venezolano con exportaciones de pollos. Esa operatoria –denominada “petróleo por alimentos”– fue instrumentada a través del “Fidecomiso Néstor Kirchner” del Banco Nación.

Si bien a comienzos de este año se terminó de colocar en Venezuela un volumen comprometido de poco más de 100.000 toneladas de carne aviar, las compañías avícolas argentinas que participaron del programa aún no terminaron de cobrar en su totalidad tales exportaciones (razón por la cual el segundo tramo del programa, que comprendía envíos por otras 100.000 toneladas, fue suspendido). En Uruguay, donde también se implementó el programa, el gobierno decidió intervenir para garantizar la cancelación de la deuda comercial.

La desaparición del mercado bolivariano como destino de exportación generó este año una sobreoferta descomunal de pollos en el mercado interno argentino que licuó los valores del producto (en un contexto inflacionario).

Temas en esta nota