Maíz: con menores retenciones, mayor será el ingreso de divisas

Un anuncio de baja o de quita en la retenciones de maíz al 10% podría significar un ingreso adicional de US$ 1.700 millones adicionales para la economía de nuestro país.

Por
Un anuncio de baja de retenciones podría lograr revertir la merma en la intención de superficie de siembra del forrajero que hoy se proyecta.

Un anuncio de baja de retenciones podría lograr revertir la merma en la intención de superficie de siembra del forrajero que hoy se proyecta.

26deAgostode2015a las10:27

Según sostiene el especialista en temas agropecuarios y consultor de empresas Pablo Andreani, en 2016 la Argentina tendrá la oportunidad histórica de comenzar a recuperar su participación en el mercado mundial. Pero para ello harán falta definiciones claras de todos los candidatos que aspiran a la presidencia de la Nación.

De acuerdo a un ejemplo presentado por el especialista, un anuncio de baja o de quita en la retenciones de maíz al 10%, antes de las elecciones presidenciales, puede lograr revertir la baja en la intención de superficie de siembra de dicho cultivo que hoy se proyecta en el mercado. Y puede generar un aumento de la superficie de maíz de 1 millón de hectáreas, un aumento de la producción y saldos exportables de 10 millones de toneladas.

Traducido en ingreso de divisas

Traducido en ingreso de divisas podrán ingresar u$s 1.700 millones adicionales y la recaudación por retenciones se verá reducida en sólo u$s 82 millones. Es decir, el costo fiscal de bajar las retenciones del maíz al 10% es de u$s 82 millones y contra esto el ingreso de divisas aumentaría en u$s 1.700 millones.

Según indicó de esta forma estaremos ante un círculo virtuoso; habrá mayores exportaciones, mayor ingreso de dólares y más recaudación por impuestos directos e indirectos, y lo mismo sucederá si se bajan o eliminan retenciones a los productos de las economías regionales y a cultivos como el girasol, la quinoa, el amaranto o la chía.

Si todos, productores y Gobierno, apuestan a un solo cultivo, la soja, y el precio de la posición mayo 2016 de la nueva cosecha llegara a los 200 u$s/t ya que el cierre del pasado lunes negro en el MATBA fue de 209 u$s/t, entonces tendremos un problema mucho mayor al no diversificar la matriz productiva y estar expuestos a un solo cultivo, donde el principal comprador e importador del mundo es China, país con serios problemas en su actividad económica y con nubarrones en su horizonte en el corto plazo, que podría afectar al precio internacional de la soja.

Participación en el comercio mundial

Según indicó Andreani en una nota publicada en Ámbito Financiero, el atraso del tipo de cambio, el aumento del costo en dólares de bienes y servicios ajustados por inflación en pesos, junto con la fuerte baja que se ha producido en el precio de las materias primas agrícolas está produciendo la quiebra del sector productivo y agroexportador.

La Argentina, granero del mundo durante los últimos 150 años, ha ido perdiendo participación en el comercio de alimentos a nivel mundial. La política de limitar o cerrar las exportaciones de alimentos puede llegar a justificarse si se tratara de un país sin capacidad para producirlos y sin posibilidad de generar saldos exportables.

Pero la Argentina, potencia agroalimentaria mundial, tiene recursos suficientes para satisfacer la demanda interna de su población, y además para generar saldos exportables y proveer de alimentos a 500 millones de habitantes. Por este motivo, la Argentina llegó a ocupar los primeros puestos en exportación de agroalimentos, tanto proteínas vegetales como proteínas animales y lácteos.

Fuente: Ambito Financiero (Autor: Pablo Andreani)

Temas en esta nota