Prevención y control de la Anemia Infecciosa Equina

Es una enfermedad que afecta a los équinos y se transmite principalmente a través de la mordedura de algunos insectos.

Por
Todas las medidas preventivas y de control aplicadas se concentran en la detección de equinos portadores.

Todas las medidas preventivas y de control aplicadas se concentran en la detección de equinos portadores.

05deOctubrede2015a las08:25

Ante la aparición de casos de Anemia Infecciosa Equina (AIE) en provincias del centro del país, el Senasa recordó una serie de recomendaciones para la prevención y el control de la enfermedad. Todas las medidas preventivas y de control aplicadas se concentran en la detección de equinos portadores mediante el test diagnóstico de laboratorio y la eliminación de éstos, mediante sacrificio o envío a faena.

Para el éxito en el control de la enfermedad debe sumarse al accionar de entidades oficiales la participación imprescindible del usuario mediante el conocimiento y cumplimiento de las normas; el correcto asesoramiento técnico profesional privado; la aceptación y aplicación responsable de las medidas y recomendaciones de competencia del tenedor o propietario, veterinario privado y laboratorista.

Sin síntomas de estar enfermo

El organismo sanitario recordó a los propietarios o tenedores de equinos que habitualmente el animal infectado con AIE no manifiesta estar enfermo; la AIE no se transmite de manera directa entre equinos; un caballo sano se infecta por el ingreso del virus mediante tábanos o por el uso indebido de material contaminado con sangre infectada (agujas, jeringas, frenos, espolines o cualquier otro objeto que transmita sangre infectada; el riesgo de transmisión de AIE es muy alto cuando no se conoce el estado sanitario de los equinos; la AIE no se transmite al hombre.

Por eso el Senasa recomendó realizar periódicamente (2 veces al año) la prueba de laboratorio para la detección de equinos enfermos; no compartir entre caballos elementos que puedan transmitir la enfermedad; no ingresar equinos a su establecimiento si no presenta un certificado diagnóstico negativo de AIE; en lo posible separar los equinos por una distancia mayor a 100 metros de aquellos que con condición sanitaria desconocida.

Dada la gran dinámica de movimiento y estabulación de equinos, las medidas de ingreso y estabulación deben centrarse en exigir un diagnóstico y certificado negativo del equino que ingresa; realizar un aislamiento de equinos del resto de la población hasta tanto se realice el diagnóstico de laboratorio; verificar la negatividad del equino posterior al ingreso al predio (realizar un diagnóstico serológico de AIE); garantizar el control y el buen manejo de las posibles fuentes de transmisión mecánica en el predio (tábanos y objetos que puedan transportar sangre infectada).

Para tener en cuenta

La Anemia Infecciosa Equina es de baja diseminación y no es una zoonosis, es decir, no existe la posibilidad de transmisión del virus a las personas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo