Porcinos: una cooperativa de productores que va por más

Un grupo de pequeños y medianos productores decidieron mejorar su perfil para optimizar la producción.

Por |
600 madres porcinas aportan su producción.

600 madres porcinas aportan su producción.

26deFebrerode2016a las07:29

Un grupo de pequeños y medianos productores de Navarro, Buenos Aires, dedicados a la actividad porcina, decidieron mejorar su perfil para optimizar la producción: hoy obtienen 17.000 kilos mensuales de carne proveniente de lechones y capones, luego de haber creado una cooperativa.

Alcanzar estos resultados no fue fácil porque debieron superar numerosas dificultades que iban desde la convivencia y el individualismo a la adaptación a la economía social, y hasta buscar financiamiento para los proyectos propuestos como objetivos.

Estos protagonistas son los que formaron la Cooperativa Agropecuaria de Productores Porcinos de Navarro. Los primeros pasos transitados los dieron como parte de un grupo de Cambio Rural. Si bien no funcionó, se dieron cuenta que era imposible crecer en volumen y calidad de carne si no encontraban otra forma de asociativismo.

La cooperativa nació con dos fines sociales bien definidos: producir carne porcina con una marca de origen y crear carnicerías dedicadas a la comercialización exclusiva de este producto, con precios accesibles. Los cooperativistas también fijaron objetivos de máxima como construir un frigorífico con una sala de faena, una planta productora de alimentos balanceados y hasta una sala de troseo. También trabajan en la generación de una marca propia junto al INTA.

Los socios fundadores fueron 18 y hoy ya son 30 personas. Entre todos suman unas 600 madres porcinas que aportan su producción y reciben los beneficios de la cooperativa, que por ahora se concretan en el pago de mejores precios por los lechones (hasta 13 kilos por cabeza) y los capones (70 kilos en promedio por animal). Además, tienen la posibilidad de recibir núcleos genéticos, lechonas y adquirir los alimentos balanceados para engorde con precios mucho más ventajosos que los ofrecidos en el mercado comercial tradicional.

Casi la totalidad de los productores que integran la cooperativa son pequeños, con explotaciones que oscilan entre las 5 y las 15 hectáreas. La base genética que emplean proviene del INTA, pero también de una cabaña destacada por la calidad de las lechonas

"Nuestra cooperativa trabaja también con más de 50 productores de la zona que no son socios. Estos productores suman alrededor de 600 madres más, entregan su producción a la cooperativa, pero el precio que reciben es un poco menor al cobrado por los integrantes", contó Daniel Yusé, presidente de la cooperativa. 

La producción total de carne, entre lechones y capones, suma un promedio mensual de 17.900 kilos. Al desagregar los valores, la proveniente de lechones alcanza a una media de 3.900 kilos y de la categoría de capones se obtiene un promedio de 14.000 kilos al mes.

Superación

La creación de la cooperativa no fue sencilla porque los productores debieron sobrellevar una serie de dificultades. La más difícil fue la convivencia y "generar entre los socios la concientización del trabajo en forma asociada. Los mayores procesos cooperativistas no son bonaerenses, los vemos en Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes o Misiones, entre otras provincias, que tiene más arraigado el concepto de solidaridad, ayuda mutua y nivelar en lo colectivo para arriba", explicó Yusé. 

Para este dirigente cooperativista otra de las dificultades que debieron superar fue la falta de visibilidad por parte del Estado. Hay una franja muy amplia de pequeños productores que deben recurrir a la imaginación para lograr esa visibilidad.

Para lograr ese objetivo, los integrantes de la cooperativa crearon "La Lechonada de Navarro", una fiesta que organizan cada año en la última semana de marzo donde se asan varios cientos de lechones y se cuenta a los visitantes las bondades y las características de las carnes de este origen, además de disfrutar de muy buenos platos.

La primera lechonada que organizó la cooperativa fue su carta de presentación, porque sus integrantes recibieron la visita de Carla Campos Bilbao, por entonces secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar. "Además se fortaleció la relación con el INTA que nos acompaña y de la cartera nacional; también tenemos el apoyo del Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires (ahora Agroindustria) y así nos fortalecimos", agregó Yusé.

Instalaciones

El otro escollo importante que debió resolver fue el de la faena de los animales que se mandaban a Lobos o a Las Heras, servicio por el que debían abonar, además del flete. "La presencia de las autoridades nacionales y provinciales nos permitió conseguir el financiamiento necesario, a través de un subsidio que recibimos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar, dirigida por entonces por Emilio Pérsico. La cartera nos calificó como Centro de Referencia Porcina", explicó Yusé. "Con esos recursos se construyó y se equipó la carnicería, se financió el armado de la planta de faena y las dos cámaras frigoríficas, (del tipo móvil) montados en un edificio ubicado en las afueras de Navarro, alquilado por la cooperativa. Se compró también parte del equipamiento para la planta de balanceados", agregó el secretario de la entidad, Alejandro Badrizzi, mientras mostraba las instalaciones

La cooperativa, cuya planta frigorífica se categorizó como "B", por ahora abastece el mercado local y tramita la habilitación provincial, herramienta que abrirá la posibilidad de colocar la producción en otros distritos vecinos, fuera del ámbito de Navarro.

Abastecimiento

Además de la obtención de la habilitación provincial, trámite que ya se encuentra en marcha, el otro desafío pasa por mejorar la parte productiva: "Lograr más kilos, que podemos alcanzar si hay más demanda, pero por ahora avanzamos tranquilos. Nuestro objetivo para este año es tener lista la planta de producción de balanceados. Esto no permitirá fortalecer a los productores, porque les cuesta mucho alcanzar el peso que se necesita para la categoría de capón y abastecer a toda la región", agregó el productor.

Los cooperativistas aspiran a que todos los pequeños productores de Navarro se asocien a nuestra entidad. "Nuestra política, desde lo institucional, es lograr que se creen más y nuevas cooperativas de productores, además de porcinos, de otras actividades relacionadas a la ruralidad, para luego crear una Federación, porque vemos que el pequeño y mediano productor no tiene una representatividad importante y genuina para sentarse a negociar", definió Yusé.

-----------------------------------------------------------------------------------
Mantenete actualizado las 24 hs con toda nuestra información en:

Facebook: fyo.online
Twitter: 
@fyo_online
Youtube:
 Videos fyo
Instagram: 
fyo.online
Google plus: 
+fyo_online
Sitio web: 
www.fyo.com

Temas en esta nota

Seguí leyendo