Molineros locales se esperanzan con ganar mercados no tradicionales

Actualmente la exportación no es el negocio más tentador por los altos costos de fobbing, pero desde la industria se esperanzan con que se revierta esta tendencia.

Por
El presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Diego Cifarelli, viajó a Panamá junto a un grupo de empresarios y autoridades.

El presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Diego Cifarelli, viajó a Panamá junto a un grupo de empresarios y autoridades.

12deJuliode2016a las08:50

Los molinos argentinos vuelcan el grueso de su producción al mercado local y exportan, en menor medida, principalmente a Brasil y en segundo término a Bolivia. Actualmente la exportación no es el negocio más tentador por los altos costos de fobbing, pero desde la industria se esperanzan con que se revierta esta tendencia y hasta están trabajando para ganar nuevos mercados.

Dentro de este plan a futuro, la semana pasada, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Diego Cifarelli, viajó a Panamá junto a un grupo de empresarios y autoridades nacionales con el objetivo de afianzar el vínculo comercial.

"Encontramos muy buena recepción"

"Fueron días muy provechosos en los que pudimos conocer a fondo las necesidades del mercado panameño y junto a otros empresarios de sectores, también vinculados al agregado de valor, encontramos muy buena recepción. El embajador Miguel Del Sel está haciendo un fuerte trabajo para aceitar las relaciones bilaterales y si bien no es un mercado grande ya que tiene una población de alrededor de 5 millones de habitantes, se abre una posibilidad que hasta el momento no estaba", destacó a Ámbito Financiero Cifarelli.

En 2015 se enviaron al exterior poco más de 400.000 toneladas de harina de trigo por u$s131,7 millones pero desde la industria remarcan que hoy están trabajando al 50% de su capacidad y la exportación sería el camino ideal para que las empresas nacionales crezcan en producción. "Lamentablemente hoy se está exportando a quebranto, pero no queremos abandonar los mercados conquistados porque creemos en un mejor futuro", detalló el presidente de FAIM.

Los números hablan por sí solos y dan cuenta que con la exportación adicional de 1,5 millón de toneladas de harina el sector generaría 4.500 nuevos puestos de trabajo y el incremento del valor agregado en la economía sería de $7.866 millones y un dato no menor, la Argentina volvería a ser uno de los líderes mundiales en exportación y justamente para esto sigue trabajando la industria.

Temas en esta nota

Seguí leyendo