Planteos de cría que lograron ganarle a la inflación

Mirá modelos de cría analizados por técnicos de la Subsecretaría de Ganadería de la Nación correspondientes a la Cuenca del Salado.

Por
Se duplicó la rentabilidad de los sistemas de invernada que lograron zafar del desastre climático.

Se duplicó la rentabilidad de los sistemas de invernada que lograron zafar del desastre climático.

03deOctubrede2016a las09:05

El proceso de retención de vientres iniciado un año y medio atrás combinado con los desastres climáticos ocurridos en el último otoño redujeron la oferta disponible de carne en el mercado argentino. Los grandes ganadores ese escenario fueron los invernadores que pudieron zafar de los daños generados por los excesos hídricos.

Los modelos de cría analizados por técnicos de la Subsecretaría de Ganadería de la Nación correspondientes a la Cuenca del Salado muestran, en un campo de 450 hectáreas, una rentabilidad neta de 2728 $/ha para un planteo de avanzada. Se trata de un resultado 55% superior al modelizado un año atrás (1764 $/ha). En términos reales –considerando una inflación anual del 41%– implica un crecimiento de casi el 10%.

El modelo de cría supone un rodeo de 410 vientres en campo natural (297 hectáreas), praderas (117) y verdeos de invierno y verano (36). El destete logrado es del 80%, la reposición del 21% y la producción de carne de 161 kg/ha. El valor de la tierra considerado es de 42.043 $/ha (2784 u$s/ha).

Pero un modelo de invernada de compra de alta eficiencia en la Pampa Subhúmeda (partido bonaerense de Rivadavia) realizado en 500 hectáreas tiene –según los cálculos realizados por la Subsecretaría de Ganadería– una rentabilidad neta de de 3990 $/ha. Se trata de una cifra 190% superior a la renta modelizada un año atrás (1373 $/ha). Y en términos reales la renta más que se duplicó en el último año.

El modelo de invernada comprende una carga animal de 2,80 cabezas/ha con una ganancia diaria promedio de 700 gramos por cabeza por día y 1400 terneros adquiridos a un precio bruto de 38,2 $/kilogramo. El valor de la tierra en la cual se considera el modelo es de 63.200 pesos (4185 u$s/ha).

El modelo de feedlot propio con compra de hacienda analizado por técnicos de la Subsecretaría de Ganadería de la Nación, correspondiente a una escala de 2500 cabezas engordadas por ciclo a un precio neto de adquisición de los terneros de 37,1 $/kg, muestra un resultado neto de 108.513 pesos con 1,50 ciclos por año, mientras que con 2,0 ciclos el mismo es de 1,056 millones de pesos.

Un año atrás el modelo de feedlot propio generaba un resultado neto de 97.282 y 797.785 pesos con 1,50 y 2,00 ciclos por año (lo que implica un incremento nominal de 11% y 32% respectivamente). Lo que implica, para la situación de 2,00 ciclos por año, una caída del 6% en términos reales.

Temas en esta nota

Seguí leyendo