Agroindustria contra la cartelización en la industria lechera

El Ministerio solicitó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que investigue supuestas prácticas que podrían ser de cartelización en la industria lechera.

Por
El trabajo también aconseja analizar las relaciones entre la industria y los supermercados.

El trabajo también aconseja analizar las relaciones entre la industria y los supermercados.

05deNoviembrede2016a las11:19

El Ministerio de Agroindustria de la Nación le propuso a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que investigue en la cadena láctea prácticas del sector industrial que podrían ser “facilitadoras de una cartelización” en desmedro de los productores.

Además, le sugiere que evalúe la eventual existencia de problemas de poder de compra de parte de los supermercados que, sostiene la cartera en su trabajo, “puedan influir en los precios a los cuales compran los productos a las industrias”.

El estudio, presentado a la CNDC por la Secretaría de Agricultura, que está en la órbita de Agroindustria, fue realizado durante cuatro meses y en él participaron diversas fuentes, entre ellas la Subsecretaría de Lechería, el Senasa y el Centro de la Industria Lechera, entre otras. Vale recordar que la CNDC ya tiene una investigación en marcha para otros mercados, desde la carne al aceite.

En cuanto a la industria, el informe pone el foco en dos prácticas: el “clearing lechero” y la denominada “lealtad al proveedor”.

Con el denominado “clearing lechero” las industrias suelen prestarse leche entre ellas. Así, si una empresa necesita más leche para elaborar, otras se la pasan a condición de que no salga a buscarla al mercado y pague más precios que el resto. Es un mecanismo para evitar que se recalienten los precios.

“En el caso del precio pagado al productor primario, existen ciertos factores que contribuyen a que no aumente, al menos no al mismo ritmo que la suba generalizada de precios en el marco inflacionario nacional. Por un lado, el llamado “clearing lechero” -intercambio de leche cruda entre empresas industriales que tienen exceso de materia prima y aquellas que requieren un mayor nivel de abastecimiento-. Esta práctica hace que la demanda de leche cruda al sector primario sea menor a la demanda efectiva de leche cruda por parte del sector industrial y por lo tanto limita la suba del precio pagado al tambero”, sostiene el trabajo de Agroindustria.

De acuerdo al trabajo, el porcentaje de leche cruda adquirido de otras empresas industriales en relación al total de leche cruda comprado por la industria (a tambos y otras empresas procesadoras) es de un promedio del 3% para los últimos tres años,

En tanto, la “lealtad al proveedor”, otra práctica bajo la lupa, implica que las empresas no compren la leche de productores que abastecen a otras industrias. Sobre este punto, el trabajo sostiene. “La tradición existente que implica que las empresas industriales no se quiten tambos entre sí -“lealtad al proveedor”-, con lo cual no compran leche cruda a productores que abastecen a otras empresas, también contribuye a que el precio pagado al productor primario no suba”, indica el informe.

En los últimos dos años, apenas 529 tambos cambiaron de industria a la cual proveen leche cruda. Esto sobre un total de 7800 tambos que están registrados como proveedores de las industrias que informan al sistema de pago por calidad.

Temas en esta nota

Seguí leyendo