El maní compite en el mundo y lidera el mercado con calidad premium y valor agregado

El país es el primer exportador mundial con ventas por 800 millones de dólares y la provincia de Córdoba, que produce el 98% del total nacional, cuenta con una industria moderna para seguir creciendo.

Por
En Córdoba se destinan 400.000 hectáreas, con potencial para duplicarse.

En Córdoba se destinan 400.000 hectáreas, con potencial para duplicarse.

07deEnerode2017a las10:50

Córdoba es la provincia manicera por excelencia que este año -pese al mal clima la cosecha será de 600.000 toneladas, igual que la de 2015 y equivalente al 98% de la producción nacional. El 95% es exportación con valor agregado (maní confitería, blancheado, pasta, aceite). El principal destino es la Unión Europea, que compra entre el 60 y el 70 por ciento de la oferta, seguida de Rusia y China, aunque los destinos se amplían periódicamente. El país es el primer exportador mundial y el poroto cordobés tiene "marca de origen". Son datos que impactan.

Juan Carlos Novaira, presidente de la Cámara Argentina del Maní, describe que la cadena está "bien integrada, funciona perfectamente desde hace años y bastante en silencio". Argentina destina al mercado externo el 80% de la producción; el año pasado ingresaron 800 millones de dólares por esas ventas.

Las tres grandes productoras son Aceitera General Deheza (AGD), Prodeman y Olega; en un segundo escalón se alinean unas cuatro o cinco compañías que producen entre 30.000 y 50.000 toneladas anuales.

En Córdoba se destinan entre 360.000 y 400.000 hectáreas al cultivo con potencial para duplicarse extendiéndose hacia el sur de la provincia, tanto hacia el límite con San Luis como con La Pampa; en Salta también se cultiva, pero en mucha menor cantidad.

Martin Frigerio, coordinador de la Fundación Maní (dedicada a investigaciones para innovación y mejora del cultivo), explica que la calidad argentina es "premium, el único maní en el mundo con alto oleico" lo que fundamenta la alta inserción en los mercados globales.

Un limitante en la expansión de la producción es la disponibilidad de variedades; Argentina usa sólo una mientras que en Estados Unidos hay 45.

La institución trabaja en tres programas de desarrollo genético, que requieren entre cinco y diez años para dar resultados. Otros factores que ponen un techo son los costos de flete y la cantidad de contratistas. "En época de cosecha la capacidad está sobresaturada", apunta Frigerio.

Prodeman acopia y vende unas 140.000 toneladas anuales en su planta de General Cabrera (220 kilómetros al sudeste de la capital provincial) donde trabajan 450 empleados, un "récord" según dice Ivana Cavigliaso, gerente de Calidad de la empresa fundada por su padre.

No producen más a fasson porque tienen la capacidad completa ocupada."Tuvimos que parar de vender", plantea en una expresión infrecuente en la Argentina de los últimos años. Embarcan unos 90 contenedores de 25 toneladas por semana a Europa, Medio Oriente, Estados Unidos, Colombia, Chile y Uruguay. A este último país también llegan con su marca propia, Maní King, lanzada en 2010 y que insume el cinco por ciento de su producción global.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo