Productores bonaerenses "volvieron al girasol por clima, precio y manejo"

“El precio del girasol este año acompaña y en la zona se logran promedios de 2900/ 3000 kilos por hectárea”, destacó un productor del partido de 9 de Julio.

Por
Destacan que "ha mejorado mucho la genética”.

Destacan que "ha mejorado mucho la genética”.

21deFebrerode2017a las16:57

El incremento del área sembrada con girasol en el centro y el oeste de la provincia de Buenos Aires se debió al clima, al precio y al manejo, según la Asociación Argentina del cultivo (Asagir).

De acuerdo a un relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en la actual campaña se sembraron 1,7 millones de hectáreas de girasol, 39,3% más que en el ciclo anterior. 

Los productores bonaerenses "volvieron al girasol por clima, precio y manejo" señaló la Asagir en un comunicado y detalló que "la eliminación de las retenciones al girasol, el buen precio sostenido y la mejor performance agronómica del cultivo han acompañado a los productores en este crecimiento que se espera repercuta en una cosecha de alrededor de 3,5 millones de toneladas en todo el país".

Según Darío Rodríguez, productor en el partido de 9 de Julio, “el precio del girasol este año acompaña y en la zona se logran promedios de 2900/ 3000 kilos por hectárea”.

“En 9 de Julio, el año pasado no se sembró girasol ni en la maceta; esta campaña creció bastante; los productores de la zona se volcaron al cultivo por el precio y la salida temprana; además, se hablaba de un año más bien seco pero que finalmente fue húmedo, y esa también fue una de las razones”, concluyó.

Por su parte, Hernán Ramos, productor de Pehuajó, consideró que "el precio es una de las grandes razones que justifican la vuelta del cultivo; a esto se sumó la perspectiva de año seco en la región". 

En tanto, Pablo Ranzatto, productor de Cambaceres, también del partido de 9 de Julio, señaló que “el cambio se debió un poco a la eliminación de las retenciones y al buen precio, dos factores que impactan en el bolsillo del productor”.

"Es un tema de manejo; además, la nueva camada de girasoles tiene más potencial y más sanidad; esto es prueba y error; si los resultados son buenos yo supongo que se va ir incrementando la producción de girasol; pero todo depende de cómo salga la cosecha”, concluyó.

Por último, para Gustavo Bueno, otro productor de 9 de Julio, “el cultivo se incrementó este año pero por los pronósticos de seca; esa fue la razón principal; la baja de retenciones no tuvo ningún tipo de efecto”.

“Mi experiencia con el girasol es muy buena”, dice y aclara que “ha mejorado mucho la genética”; pero con el girasol hay que ver, “hasta que no lo cosechas, no sabes, esa es la realidad”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo