Las lluvias golpearon casi el 30% del campo bonaerense

En 37 partidos cayó tanta agua el fin de semana como la que suele registrarse en tres meses; Rauch y Junín, entre los más afectados

Por
Miles de hectáreas inundadas en la zona de Bunge, en General Villegas.

Miles de hectáreas inundadas en la zona de Bunge, en General Villegas.

11deAbrilde2017a las17:26

Las inusuales precipitaciones que afectaron en las últimas semanas a lugares tan distantes como Tucumán y Comodoro Rivadavia castigaron ahora la pampa húmeda. Durante el último fin de semana, en gran parte de la provincia de Buenos Aires hubo registros superiores a los 200 milímetros. Es decir, en dos días cayó tanta agua como el promedio de dos o tres meses, según la época del año.

Para el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, las precipitaciones de más de 50 milímetros afectaron 37 partidos en los que se producen soja, maíz, carne y leche. Se trata de casi el 30% de los 128 partidos productivos (sobre un total de 135) que tiene la provincia. Rauch y Junín fueron los más perjudicados, con 250 y 260 mm, respectivamente.

"No podemos saber hasta que no baje el agua. Falta un montón para la cosecha de soja y maíz, pero va a haber lugares que van a sufrir pérdidas y otros con rindes tan buenos que van a compensar", expresó el ministro Sarquís.

A muchos productores el fenómeno del fin de semana les hizo recordar lo que ocurrió en abril del año pasado, con un temporal que se prolongó durante 21 días y dejó mayores daños en Santa Fe y Córdoba. Aunque sin la virulencia del año pasado, esta vez también sorprendieron los milímetros caídos en pocas horas y en varios lugares distantes entre sí.

Entre otros, se destacaron los siguientes registros que relevó la firma Zeni: Necochea, 200 mm; Miramar, 160 mm; Tandil, 220 mm; Saladillo, 220 mm; Pergamino, 100 mm; 25 de Mayo, 250 mm; Balcarce, 175 mm; Ayacucho, 190 mm; Rauch, 250 mm; Bragado, 230/270 mm; Chivilcoy, 180 mm; Lincoln, 200 mm, y Junín, 260 mm.

En el oeste bonaerense también hubo abundantes lluvias, como los 130 mm en Piedritas y 155 mm en la zona de El Día, en el partido de General Villegas. Ese partido viene con campos inundados desde el año pasado y allí la situación volvió a ponerse complicada. Según los productores, al menos entre el 40 y el 50% de sus 700.000 hectáreas hay inconvenientes.

"Esto es un desastre", señaló Santiago Rodríguez Ribas, productor de General Villegas. Desde comienzos del año, en la zona hay acumulados de 700 a 750 mm, más del 70 a 80% del registro de un año normal. Además de las lluvias, en esa zona de la provincia ingresa mucha agua que llega desde Córdoba y La Pampa. En el último tiempo hubo evacuaciones de hacienda y cierre de algunos tambos por las dificultades para sacar la producción de los campos.

El fin de semana también hubo precipitaciones en el centro sur de Santa Fe y las estadísticas ya marcan igualmente allí cifras históricas en lo que va del año. En rigor, según la Bolsa de Comercio de Rosario, desde principios de año se superaron en el sur provincial los 700 milímetros, con casos como los 840 mm en la localidad de Labordeboy.

En líneas generales, la amplitud del fenómeno del fin de semana dejó sus consecuencias. La cosecha de soja, que a la semana pasada había avanzado al 5,9% de la superficie sembrada (19,2 millones de hectáreas), quedó paralizada. Y también hay dudas sobre su volumen final. Se venía pronosticando una cosecha de 56,5 millones de toneladas, pero según Rodolfo Rossi, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja), "se va a poner difícil" alcanzar ese número. "Sigue afectándose la zona núcleo, que es la que más suma a la producción", dijo Rossi. En esa región, que comprende el sur de Santa Fe, el norte bonaerense y el sur cordobés, cayeron más de 100 milímetros, con picos de 260 mm en Junín (hubo otros 70 mm la semana anterior) y faltan recolectar más de 4,5 millones de hectáreas del cultivo, más de la mitad.

"Pérdidas y aumentos en los costos ya tenemos, pero resta saber cuánto", señaló Juan Pablo Ioele, asesor en el sudeste cordobés. "No se puede evaluar aún, pero con esta tendencia más del 15% de los cultivos se verán afectados", señaló, por su parte, Gustavo Duarte, asesor en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

Además de problemas para la cosecha de soja, también se demorará la recolección del maíz, que recién va por el 15% de la superficie sembrada para grano comercial (4,9 millones de hectáreas). También se prevén serias complicaciones para los tambos en las zonas donde más precipitaciones se registraron.

En el norte de La Pampa, que recibió la semana pasada hasta 600 milímetros en varias localidades, marca que representa el total de todo un año, las lluvias fueron menores, pero el panorama sigue complicado.

Temas en esta nota

Seguí leyendo