Crecimiento récord de las exportaciones de camiones y déficit de divisas

Sectores generadores de dólares genuinos versus consumidores seriales de divisas.

Por
Argentina registró un déficit de balanza comercial

Argentina registró un déficit de balanza comercial

27deDiciembrede2017a las09:53

En los primeros once meses de 2017 Argentina registró un déficit de balanza comercial sideral de 7656 millones de dólares versus un saldo favorable de 1935 M/u$s en el mismo período de 2016, según datos oficiales del Indec.

El rubro que en enero-noviembre de 2017 registró la mayor variación positiva fue el de “vehículos automóviles para el transporte de mercancías” con exportaciones por 3025 M/u$s versus 2316 M/u$s en el mismo período del año pasado (una diferencia de 709 M/u$s).

El balance cambiario del sector automotriz en enero-noviembre de este año, según datos del Banco Central (BCRA), arroja un saldo negativo de 7610 M/u$s.

Moraleja

En una economía ultra-cerrada, como la Argentina, más es menos en lo que respecta a las exportaciones de bienes ensamblados en el territorio nacional, dado que, a medida que se incrementa el ensamblaje de los mismos –en este caso vehículos– también aumenta de manera proporcional la importación de las piezas necesarias para ensamblarlos, dado que la proporción de partes locales para obtener el bien final es mínima.

Las divisas necesarias para que la industria automotriz –entre otros sectores dedicados a la sustitución trucha de importaciones– pueda desarrollar sus actividades, provienen del campo argentino.

En los primeros once meses de este año el complejo sojero (poroto, harina, aceite de soja y biodiesel) generó divisas por 15.737 M/u$s, una cifra equivalente al 29,2% del total de las ventas externas de productos del período. Si le sumamos el complejo cerealero (maíz, trigo, harina, cebada, malta y arroz) esa proporción crece hasta el 41,5% del total de las exportaciones.

La producción genuina de divisas por medio de las exportaciones de bienes y servicios generadores de riqueza real –que no es el caso de las industrias de sustitución de importaciones– es un factor clave para poder afrontar, en los próximos años, los progresivos y crecientes vencimientos deuda dolarizada contraída por el gobierno macrista.

Temas en esta nota

Seguí leyendo