CLIMA
Rosario
martes 17
Estado clima
| 13°

Lloviznas aisladas

miércoles 18
Estado clima
11° | 14°

Lloviznas aisladas

jueves 19
Estado clima
| 10°

Mejorando

Hacienda

Pasturas, un factor clave en la cadena de producción de carne

El pasto participa en el mayor porcentaje de la cadena de producción cárnica y cuanto más eficiente sea su uso, mejor resultado se obtendrá.

Por Sofía Espejo | Agrofy News

  • pasturas factor clave cadena produccion carne
    Cómo lograr una pastura adecuada.

“En la ganadería bien hecha, el componente pasto es absolutamente relevante y determinante en el negocio”, así expresó Martin Biscayart, titular de Semillas Biscayart, la empresa con 33 años de experiencia en el mercado de forrajeras, en diálogo con Agrofy News.

Según el director de la empresa, el pasto juega un rol clave en la cadena de producción de carne porque entra en juego desde la alimentación de la madre de la vaca, la participación en la recría, hasta su terminación a corral: “El pasto participa en el mayor porcentaje de esa cadena y cuanto más eficiente hagamos el uso del mismo, mejor resultado vamos a tener en esa producción de carne”, expresó.

Biscayart diferencia la alimentación en feedlot de la alimentación con pasturas: “Uno tiene muy claro cuánto le cuesta un kilo de carne producido en el feedlot porque se aplican recetas donde se detalla cantidad de energía, minerales, proteínas, etc, y hay una relación conocida entre kg producido y kg de alimento consumido, pero cuando hablamos de pasto, hablamos de un alimento vivo que le estamos dando al animal, como es el vegetal, que tiene unas diferencias importantes en su composición, de acuerdo al estado en que se lo damos”.

“No es lo mismo darle una pastura tierna a un animal que una pastura pasada. Su efecto en la producción de carne es absolutamente distinto, sus necesidades de algún tipo de complementación va a ser distinto. Entra en juego el conocimiento que hay que aplicar”, agregó el titular de la empresa que se especializa en la producción, procesamiento y comercialización de especies forrajeras.

Cómo lograr una pastura adecuada

El titular de Biscayart brindó detalles sobre qué tener en cuenta para lograr una pastura adecuada:“Hay que seguir los protocolos  y comprar semillas confiables. Hay muchos semilleros en el país que ofrecen muy buena calidad. Se recomienda comprar variedades mejoradoras, las variedades públicas,  y es importante darles las condiciones para que se expresen como corresponde, es decir, darle el suelo preparado lo mejor posible, con los nutrientes que este necesite, aportándoselos de tal manera que esa semilla pueda producir la mayor cantidad de pasto posible”.

Otro punto importante importante a tener en cuenta es cómo aprovechar ese pasto. “No hay peor inversión que desaprovechar un pasto que nos costó bastante dinero y tiempo. Ahí es cuando, más que recetas, hay que aplicar un conocimiento dinámico en lo que hace en el mejor aprovechamiento del pasto, que redunde en mayor eficiencia en los kilos de carne que se produce en relación a los kgs de pasto que se pudo cosechar”.

En conclusión, según el especialista en forrajes, hay que producir la mayor cantidad y calidad de pasto posible y tratar de aprovecharlo en el momento ideal, para que los kilos de carne o litros de leche que se produzcan sean con la mayor eficiencia y el menor costo posible.

Soluciones para el productor ganadero

Semillas Biscayart ofrece un gran portfolio de semillas según el tipo de ambiente. “Ofrecemos alternativas de especies y variedades de semillas forrajeras completa para lo que es la zona templada. Entre gramíneas y leguminosas, tenemos todas las opciones para las diferentes zonas del país y los diferentes sistemas de producción”, detalló Biscayart.

De acuerdo a cada ambiente, hay diferentes tipos de mezclas adecuadas. “La ´reina de las forrajeras leguminosas´, que es la alfalfa, es la especie más delicada y la que necesita los mayores requerimientos. No se adapta a todos los ambientes, pero cuando se adapta, es la que mayor potencial tiene de producción en cuanto a calidad y cantidad”, explicó Biscayart.

La alfalfa puede usarse sola o en combinación con otras especies forrajeras que normalmente se complementan con gramíneas. “Hay una cantidad importante de gramíneas, la festuca es la más importante.Esta combinación que se puede hacer con alfalfa está recomendada para suelos superiores, altos, cuando se requiere una alta producción de forrajes”, continuó explicando el director.

Según el director, cuando el suelo no tiene las condiciones ideales para poder potenciar la capacidad de producción que tiene la alfalfa, hay que ir a otras mezclas y analizar alternativas como trébol rojo, lotus o trébol blanco, para participar en el mix con gramíneas. “Según la zona va a depender el tipo de gramínea combinada con el tipo de leguminosa. En cada situación hay una potenciación importante entre la gramínea y la leguminosa, que entre ambas van a producir más y mejor que si las utilizaras individualmente”.

“Cuando nos dirigimos al otro extremo, cuando lo que se necesita es producir mayor cantidad de pasto donde hay muy poco, que suele darse en las regiones más grandes del país, donde hay suelos bajos con muy poca capacidad de producción de pasto y muy poca capacidad de carga de vacas para producir terneros, ahí tenemos una importantísima área para crecer con especies que se adapten a esos suelos más pobres, que nos den la suficiente cantidad de celulosa para ser aprovechada por los rumiantes, que en ese sentido son los ideales, especialmente el bovino”, agregó Biscayart.

Por último, el titular detalla que entre esos dos extremos, está toda la gama intermedia donde es fundamental la sanidad de las plantas en cuanto a resistencia a enfermedades.

El potencial de la ganadería

Biscayart sostiene que ven la actividad de la ganadería muy firme, con una tendencia al crecimiento, de la mano de la variabilidad y riesgo que tiene el negocio agrícola: “Realmente en los campos que no son súper óptimos para la agricultura, la ganadería bien hecha pasa a ser absolutamente rentable. Vemos que hay un mercado expectante para hacer más pasturas y utilizarlas mejor, en función a la diferencia entre la actividad ganadera y la agricultura y los riesgos que conlleva esta última”.

Por último, el director de la empresa de forrajeras explicó que limitante coyuntural que tienen es el factor climático: “Estamos esperando las lluvias de otoño para poder comenzar con la siembra en la etapa ideal que en nuestra zona siempre ronda entre marzo y abril”.

 

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro