Lluvia en el campo: mejor tarde que nunca

En la jornada “El Campo después de La Niña” organizada por la Sociedad Rural Argentina, la climatóloga Stella Maris Carballo explicó las causas de la sequía y pronosticó lo que se viene este año.

Por |
Stella Maris Carballo, investigadora del Instituto de Clima y Agua del INTA .

Stella Maris Carballo, investigadora del Instituto de Clima y Agua del INTA .

20deAbrilde2018a las08:11

La investigadora del Instituto de Clima y Agua del INTA Stella Maris Carballo disertó delante de una audiencia ansiosa en el histórico predio de la Rural de Buenos Aires ayer. Es una de las exponentes a nivel nacional de previsión agrometeorológica y el sector agropecuario argentino estaba ávido de buenas noticias. 

Se viene la lluvia de marzo en abril

Delante de más de 300 miembros reunidos por la Sociedad Rural Argentina y otras 600 personas que seguían el evento en vivo por las redes, la científica aseveró que los sectores más afectados por la sequía verán la lluvia volver desde abril. 

La especialista pronostica valores favorables a la recarga hídrica de las napas y a los cultivos finos para el otoño, invierno y primavera. “Los frentes van a entrar en los próximos días con más frecuencia e intensidad”, analizó Carballo quien anticipa la llegada ahora y por las próximas tres semanas de las demoradas lluvias habituales de marzo. También anunció unos meses de junio y julio lluviosos.

La peor sequía de la historia

En “El campo después de La Niña”, referentes del ámbito del agro se reunieron para una serie de charlas estratégicas con el fin de tomar el pulso de la situación y calcular el rumbo del año entrante. “El campo está sufriendo las consecuencias  de una sequía histórica”, señaló el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina. 

Su entidad estima que por el déficit hídrico que hubo entre noviembre y abril en el centro del país, la producción de granos de la presente cosecha será de 21% inferior a las expectativas en el momento de la siembra. Señaló que la reducción de la retención a la soja sería una medida muy bienvenida por el sector.

Ver también: Agroindustria presentó las estimaciones de la campaña gruesa 2017/18

Mirando las precipitaciones del verano, Carballo reconoce que “fue la peor sequía de la historia” para Santa Fe, Entre Ríos, el sur de Santiago del Estero y la zona central del país. Sin embargo, matiza que la situación no fue uniforme y que mientras se incendiaba La Pampa, se inundaba Salta porque La Niña no es el único fenómeno meteorológico en juego.

Una Niña débil

“El fenómeno del El Niño / La Niña es uno de los fenómenos climáticos más estudiados. Hay universidades y centros en el mundo entero que se dedican a esto”, observa la investigadora. A lo largo de su trayectoria, la especialista identificó el National Centers for Environmental Prediction (NCEP) de EEUU como la referencia más confiable en cuanto al impacto del fenómeno sobre Argentina. Sin embargo, ni el NCEP fue capaz de acertar la severidad de la sequía que se abatió sobre el centro del país con suficiente tiempo para que se adapte la siembra. 

“Hay otros factores meteorológicos en juego como la anticiclón de Bolivia o los fenómenos atmosféricos y oceánicos que se desarrollan en el océano atlántico. De hecho, la actividad directa de la Niña es débil. Estamos frente a una Niña débil”, explicó la investigadora.

¿Se salvará la cosecha de primavera?

Para el año en curso, Carballo asegura que los cultivos de invierno no deberían verse afectados por la anomalía climática de los últimos meses. “Ahora se vienen tres semanas llovedoras, luego una calma que puede ser una ventana de actividad. Después veremos lluvias más fuertes en junio que continuarán en julio”, pronostica la especialista.

En cuanto a la siembra del próximo verano, Carballo advierte “nadie les puede decir en mayo cómo vendrán las lluvias de verano”. Pero sugiere que la cosecha fina podría ser la revancha que el campo argentino necesita.

Temas en esta nota

Seguí leyendo