Banda cambiaria y cosecha: la estrategia del Gobierno para estabilizar la economía

El doctor en Economía Walter Castro compartió su visión sobre la estrategia con la que el Gobierno apunta a estabilizar la macroeconomía.

Por |
Castro considera que la recesión va a durar, al menos, dos trimestres más. El ingreso de la cosecha será clave en la reactivación.

Castro considera que la recesión va a durar, al menos, dos trimestres más. El ingreso de la cosecha será clave en la reactivación.

31deOctubrede2018a las09:59

La banda cambiaria, que define las zonas de intervención del Banco Central para el tipo de cambio, ingresó hoy en la segunda etapa. La primera etapa de la "zona" negociada con el FMI, implicaba un piso de 34 pesos de mínima y 44 de máxima. Cuando el dólar llegara al piso, el BCRA compraría. Cuando llegara a la máxima, vendería hasta un tope de US$ 150 millones diarios.

Este cambio en la banda, que aumentará un 3% por mes, se da en el marco de un nuevo desembolso del Fondo por US$ 5.700 millones, que apunta a estabilizar la politica cambiaria.

Ver también: El Gobierno apuesta a un "fuerte repunte de la producción agrícola"

La estrategía del Gobierno

El Dr en Economía Walter Castro explicó cuál es la estrategia del Gobierno durante un seminario organizado por la Fundación Libertad, titulado: “Perspectivas Económicas en Época de Ajuste”.

En palabras de Castro, estamos en una “crisis con final abierto”, en donde recuperar la confianza será clave para sortear los próximos meses.

“La sequía de pesos que hay en el mercado trae aparejada una fuerte recesión, que va a durar al menos 2 trimestres más”, comentó, y agregó que una tasa del 75% es muy alta como para decir que la situación ya está resulta.

En este sentido, el economista explicó que lo que debería ocurrir es que el tipo de cambio en los próximos meses se acerque a la banda baja de intervención para poder comprar dólares e inyectar así pesos al mercado, acompañando esto con una baja en la tasa de interés que permita reactivar la actividad.

En tanto, “si el dólar se mantiene en el medio de la banda habrá una recesión larga”.

Ver también: Factor clave para evaluar el impacto de la escalada del dólar en el agro

Castro agregó que una tasa de interés tan elevada genera tensión en la cadena de pagos ya que los que tienen fondos demoran los pagos por otras alternativas más rentables, mientras que del otro lado muchos no pueden afrontar compromisos: “Es la verdadera grieta”, graficó. “Una tasa tan elevada hace que muchos ganen, pero que también sea algo sumamente negativo para otros sectores”.

El manejo de la confianza se vuelve un factor clave, ya que la recesión impacta sobre muchos sectores y esto se ve reflejado en el consumo.

A modo de ejemplo, según datos de la cámara de la industria frigorífica Ciccra comparados con estadísticas del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) el consumo de carne vacuna por habitante en septiembre fue uno de los tres más bajos en al menos 60 años.

Los datos del IPCVA muestran  que sólo en septiembre el precio de la carne subió casi un 9 por ciento frente al mes anterior, y un 39 por ciento comparado con el mismo mes de 2017.

“Habrá que seguir la expectativa de los argentinos, tanto en materia financiera como social”, destacó Castro y comentó: “Hubo una maduración de la sociedad en los últimos años. La población está mucho más consciente de la situación".

El economista señaló que “falta que el ajuste sea parejo, no solo con aumento de impuestos sino del lado del gasto”. “Están haciendo lo correcto pero a destiempo, tarde. No hay otra alternativa ahora, el Gobierno hubiese preferido no hacerlo”.

Frente al escenario complejo de la economía argentina, la opinión de los economistas es diversa: “Lo cierto es que no tenemos certezas de lo que puede pasar y el marco teórico se presta a que ambas posturas convivan diciendo cosas exactas”. “Esto se debe a que en el medio está el componente que es la expectativa, la historia de la Argentina”. 

Ver también: Cómo impacta la situación macroeconómica sobre el negocio

La puerta de salida de la crisis

“La puerta de salida es el sector agropecuario: una pequeña mulita que tira del tremendo carro”, destacó Castro y explicó que es la alternativa ante la falta de inversión externa y una obra pública que no va a aumentar.

“El sector agropecuario sabe exportar y debe aprovecharlo. Está situado en el lugar que será la salida de la economía, junto con el sector energético”.

De un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario se desprende que, a pesar de ser castigado con la peor sequía de los últimos 50 años, la agroindustria mantuvo su liderazgo en las exportaciones argentinas: “Casi la mitad de los dólares que ingresaron al país por venta de bienes y servicios fueron originados por cereales, oleaginosas, y sus productos derivados”.

En el escenario actual, el aporte en divisas de los principales componentes del sector agroexportador estimado por la entidad rosarina podría ascender a los 25.500 millones de dólares en la campaña 2018/19, alrededor de un 15% por encima del valor estimado de las exportaciones en el ciclo actual. 

Además, ello significaría un aporte a las arcas del Estado superior a los US$ 5.700 millones, en concepto de derechos de exportación.

Conclusión

Castro considera que el manejo de la confianza en un escenario complejo, tanto del punto de vista social como financiero, será clave para estabilizar a la economía argentina y regresar a la senda del crecimiento. Todo esto de cara a las elecciones y con un escenaro social complejo por la recesión.

En los próximos meses “habrá que seguir por el camino de la sobriedad”, para no volver a caer en las “adicciones de la economía argentina”, que sería seguir con el círculo gasto público elevado y tipo de cambio atrasado que desencadena en deuda.

Temas en esta nota

Seguí leyendo