Trabajadores lecheros anticipan una segunda fase de medidas de fuerza

Atilra pidió a los trabajadores que "permanezcan en estado de alerta" para iniciar una segunda fase de medidas de fuerza.

Fuente: Agrofy News
La medida de fuerza podría "efectivizarse en forma inmediata".

La medida de fuerza podría "efectivizarse en forma inmediata".

12deDiciembrede2019a las09:44

La Asociación de Trabajadores Lecheros de la Industria Láctea de la República Argentina (ATILRA) informó que "ya están dadas las condiciones para iniciar de manera inminente la segunda fase de las medidas de fuerza".

En este sentido, pidió a los trabajadores que "permanezcan en estado de alerta a efectos de que, cuando reciban instrucciones respecto del comienzo, de la modalidad, alcance y duración de las mismas, ésta pueda efectivizarse en forma inmediata".

Desde Atilra acusan a la industria de una actualización durante 2019 de 54,5% (contra un 61% que plantean los empleadores): "El porcentaje no es el problema, sino el desfasaje que se produce entre el momento en que se acusa la inflación y el momento en que se actualiza el salario". Agregan que los lacteos aumentaron en un año un 112%.

El verdadero reclamo

Algunos secretarios generales indican que la medida de fuerza se da por el reclamo de un paso a valores remunerativos al total, pero la clave del conflicto se enfoca en el año próximo.

En julio el gremio consiguió un aporte extraordinario de 8.500 pesos por empleado para destinar a la salud sindical. Ahora se piden cinco mil pesos más con misma función a pagarse en mayo, por trabajador. Para no quedar más con los trabajadores el acuerdo incluiría 15 mil para los trabajadores en dos cuotas.

Ver también: El verdadero reclamo que paraliza a la industria láctea

El conflicto sigue y no se está pensando en el impacto en ganancias para los sindicalizados. En los extras está la clave.

El aporte solidario instaurado en 2009, que llegó a más de tres mil pesos por empleado por mes en tiempos de kirchnerismo, para la salud del gremio, se logró reducir hace dos años a 1.500 pesos por empleado por mes en las empresas grandes y 750 en las pymes.

Lo que quiere Atilra con el advenimiento de una nueva gestión nacional es recuperar dinero en ese terreno. Dicen algunos empresarios que participaron de los encuentros que el sindicato pretende volver a cobrar tres mil pesos por empleado al mes, en todos los tamaños de plantas, para seguir abasteciendo a la Obra Social del Personal de la Industria Lechera, que tiene una mayor concentración de presetacioens en la zona del centro-oeste de Santa Fe.

Además del aporte gremial tradicional, este “solidario” le genera una capitalización mayor al gremio, más prestaciones para los afiliados, pero del mismo modo por aquellos que no usan a Ospil se hace el aporte y de alguna manera hay una multiplicidad de ingresos para sustentar el servicio, que en definitiva no termina siendo para todos.

En todos los gremios el peso del manejo de las obras sociales es fundamental y esta no es la excepción, lo que sí es llamativo es el modo de negociarlo.

Temas en esta nota