Santa Fe exige a tamberos una deuda de 12 millones

Es un reclamo a la Asociación Civil de Lechería de la provincia, por subsidios pagados pero mal rendidos de 2007.

Por |
02deEnerode2020a las10:35

Fue entre fines de marzo y principios de abril de 2007 que una seguidilla de lluvias copiosas arruinó a la región central productiva de Santa Fe, siendo los tambos el eje de cualquier tipo de reclamo por ayudas excepcionales.

En ese momento la provincia de Santa Fe dispuso una ayuda a los productores canalizada a través de la Asociación Civil de Lechería Santafesina, compuesta por entidades de la producción y la industria.

Fueron, en la gobernación de Jorge Obeid, subsidios pagados en tres cuotas, cada una de cinco centavos por litro de leche producido, al tiempo que la Nación aportaba siete centavos, con lo cual se había llegado a unas 1.600 explotaciones tamberas, con un monto de 20 millones de pesos provinciales, con tasa del cero por ciento y de condición no reintegrable.

Además se habían hecho aportes por otros 12 millones de pesos a otros sectores productivos y se condonaron las facturas de energía eléctrica de EPE durante los meses de mayo y junio de aquel año.

La entrega de los fondos se había hecho a través de transferencias, del Estado Provincial a la Asociación y luego directamente a las cuentas bancarias de los tamberos, sin embargo algo faltó.

Con fecha del 12 de diciembre del año que recién termina, el Tribunal de Cuentas santafesino, a través de la Dirección de Ejecuciones Fiscales de la Fiscalía de Estado de la Provincia, sostuvo el cargo de rendición de cuentas y el pago de una suma que asciende a los 12.852.470,29 pesos, correspondiendo al monto de 8.863.662,27 más los intereses, sin contar en este número a los honorarios profesionales del caso que deriva de un reclamo estatal de hace mucho más de una década.

Cumplido el plazo de cinco días hábiles indicado en la notificación, es de suponer que el Tribunal de Cuentas podría iniciar acciones legales sobre el caso, sin embargo la expectativa está puesta en una solución política.

En su momento, hace 12 años atrás, se había explicitado que era difícil obtener comprobantes en papel firmados por los beneficiarios, al acreditarse de manera automática los fondos en las cuentas del Nuevo Banco de Santa Fe, por lo cual se hizo al inicio de este reclamo un trabajo de auditoría para el entrecruzamiento de datos, sobre lo cual sólo se precisaba de una firma ejecutiva para terminar con el reclamo, ya que estaba demostrada la entrega de fondos que fuera oportunamente presentada en Fiscalía, pero debía tener la aprobación ejecutiva del Ministerio de la Producción.

Pasaron varios funcionarios en el área con conocimiento del tema, pero fue la reciente responsable, Alicia Ciciliani,  a quien se le manifestó con premura  la resolución del caso y se negó a hacerse cargo de la situación que hoy pondría en juego la continuidad de todas las entidades comprometidas en la Asociación, ya que no cuentan con financiamiento que permita hacerse cargo de este costo.

Podría ahora, con una nueva gestión en marcha, generarse algún tipo de acción para intentar destrabar el caso, de la manera más ágil posible, ya que nunca hubo reclamos por parte de tamberos que no hayan recibido las ayudas, como sí ocurriera con otros subsidios. Un claro ejemplo fue la última tanda de promesas atadas a las inundaciones de 2017, que jamás terminaron de pagarse desde el Fondo de Emergencia Agropecuaria Nacional, en el territorio santafesino.

Será también función de esta nueva gestión en Santa Fe dilucidar la entrega de fondos en el área lechera a algunas asociaciones, iniciativas o producciones que en los últimos 12 años recibieron beneficios no remunerativos del Estado, a cargo del Frente Progresista Cívico y Social, y que tampoco fueran debidamente rendidos.

Temas en esta nota