El coronavirus y un fantasma que se hizo realidad: ¿China deja de comprar carne?

La caída del principal comprador externo enciende alarmas en la industria frigorífica, ya que se combina con un contexto ajustado del consumo doméstico.

Por
Se "precariza" la situación de la industria frigorífica.

Se "precariza" la situación de la industria frigorífica.

18deFebrerode2020a las07:02

La industria frigorífica advierte que la caída en las exportaciones de carne vacuna a China, el principal cliente del país, y la crisis en el consumo interno sumado a la suba de costos que significa el incremento en el precio de la hacienda configuran un presente complejo para el sector.

Daniel Urcía, Vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) comenta que el comercio con China se encuentra prácticamente paralizado: "Algunas cargas en tránsito han sido depositadas en otro puertos por falta de personal para recibir los embarques, otras se bajaron y están estacionadas en puerto, en otros casos se suspendieron los embarques y la carne está depositada en las cámaras de los frigoríficos argentinos". "Todo en definitiva son complicaciones", agrega.

El coronavirus "viene a complicar lo que ya se había iniciado a fines de noviembre con la suspensión de operaciones y renegociación de contratos, por ende muchas empresas tienen mucha producción en depósitos de frío propios o de terceros que ahora deberán evaluar donde colocar esa mercadería, asumiendo perdidas y los problemas de liquidez, fiscales, operativos, etc, que esta situación genera", advierte Urcía.

A China se envía más del 70% de la exportación de carne de Argentina y que redestinar esa producción no es sencilla, incluso para algunos mercados supuestamente alternativos para esa carne puede que haya frigoríficos que no posean habilitación para esos destinos, como puede ser Rusia.

Sebastián Bendayan, presidente de FIFRA, afirmó en diálogo con Radio 2 luego de participar en una feria de Moscú junto a una delegación de Argentine Beef: "Fue atípica por el coronavirus que afecta a todo el mundo, aquí el grueso de participación que viene desde China". "Para Argentina Rusia siempre fue un mercado importante", agregó.

La delegación que promociona a la carne argentina partió ahora rumbo a una feria en Dubai, en Emiratos Árabes: "La dinámica de esta feria es diferente a la que vemos en Europa o Asia. es más selecto. Vienen tres empresas argentinas a vender carne y a tener una relación más directa con importadores".

En Dubai el requisito es que los cortes deben estar certificados bajo el protocolo Halal. En este sentido, no es un destino de exportación selectivo en volumen pero si en calidad.

Incertidumbre por el coronavirus

Urcía agrega que el impacto de este proceso se puede ver en la faena.

Durante enero, conforme a lo que publica la Dirección de Control Comercial Agropecuario dependiente del Ministerio de Agricultura,  Ganadería y Pesca operaron 372 establecimientos de los cuales el 49% faenó menos de 1.000 animales en enero y de esos el 90% menos de 500 animales: "Esta baja actividad denota la poca posibilidad de esos establecimientos de cumplir con sus obligaciones sanitarias, laborales,  fiscales y previsionales, constituyéndose en posibles focos de actividad marginal".

 

La carne al público ha tenido una recomposición de valores: "Aun así (la carne) sigue teniendo un precio muy competitivo comparado con otros productos, pero el escaso poder adquisitivo de la gente hace que el consumo no crezca".

"El aumento de salarios y la tarjeta Alimentar han sido un paliativo pero todavía el consumo de carne vacuna no despega", explica el vicepresidente de FIFRA.

Bajo este marco, "esta situación en el contexto del mercado doméstico y exportación es factible proyectarla al primer trimestre".

"La situación de la industria frigorífica que hasta fines del año pasado mostraba dos caras, hoy se encuentra toda en situación precaria, sin diferenciar consumo de exportación, tendremos que estar atentos porque los costos de insumos, laborales, servicios, impositivos han seguido subiendo, el valor del cuero no se recupera, de hecho se sigue en muchos casos pagando para que se retire y en ese contexto las empresas que no estén sólidas podrían tener problemas severos", concluye Urcía.

Temas en esta nota

Seguí leyendo