Más agronomía... ¿Es la respuesta correcta?

El regreso de la Agronomía es producto de la complejidad creciente de los sistemas agroindustriales y las demandas de los nuevos consumidores globales.

Por |
Más agronomía... ¿Es la respuesta correcta?
25deMarzode2020a las11:40

Hoy los sistemas agroindustriales deben atender a una diversidad de factores como el cambio climático, la incorporación de los conceptos de la bioeconomía, los impactos ambientales de los insumos, los avances en microbiología y la formulación de bioinsumos; además de los requisitos crecientemente exigidos por los consumidores nacionales y globales. La complejidad creciente de estos sistemas genera la necesidad de reformular la producción y transformación agroindustrial con un conocimiento más complejo y sistémico. Sistemas más complejos, requieren más agronomía.

En ecología se destaca el rol de la diversidad en la estabilidad de los sistemas, ese principio se debe sostener en los sistemas productivos. Tiene que haber más diversidad en la rotación de especies, insumos y técnicas; para lo cual los paquetes tecnológicos no deben ser estáticos, y el profesional deber tener la posibilidad intelectual de elegir opciones no estandarizadas de una paleta multicolor. Durante este año se celebraron dos aniversarios que coinciden con el retorno de la Agronomía al centro de la escena: el 30º aniversario de Asociación de Productores en Siembra Directa (AAPRESID) y el 75 º de nuestro Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos (CPIA).

El presidente de AAPRESID, Alejandro Petek, fundamenta la evolución de la siembra directa marcando la necesidad de una agricultura siempre verde, diversa, con vida múltiple todo el año; por ejemplo, utilizando cultivos de servicio.

Este tipo de agricultura verde reforzó las ventajas que ya tenía la siembra directa sobre aspectos vinculados al cambio climático, como fijar carbono, disminuir el uso de combustibles fósiles y de insumos.

A la buena tarea en torno a fomentar las Buenas Prácticas de Manejo (BPM), también se sumó el anuncio del Plan de Carbono Neutro promovido por las siete Bolsas de Cereales/Comercio más importantes del país. Todos estos elementos juntos generan un rasgo singular del agro argentino y deberían confluir en una marca país, que contenga sus características de sumidero de carbono certificado y trazado.

Para que todo ésto suceda, se debe contar con profesionales calificados. Es allí donde cobra importancia el aniversario del CPIA -el Consejo de los Profesionales del Agro, Alimentos y Agroindustria- ya que esta nueva y más compleja agricultura requiere responsables técnicos de múltiples saberes que confluyan en una Agronomía con una paleta de opciones rica y compleja adaptada a cada situación particular. Esto sólo será posible con profesionales que tengan cada vez mayor nivel y trabajen en equipo.

Estos profesionales son los únicos habilitados por la ley para diagnosticar, recetar y controlar el uso de los agroquímicos, cuidando los sistemas productivos, ambientales y sociales.

De ahí la necesidad de más y mejores agrónomos que, como decía Lorenzo Parodi en su Elogio del Agrónomo:

….“Su herramienta es la planta que la emplea para condensar la poderosa fuerza del sol en el suculento bocado que mitiga el hambre del mundo.”…..

…“Aplica su habilidad a domesticar los seres domesticables; atrapa los microbios para fertilizar el suelo; selecciona bacterias y hongos para hacer progresar sus industrias; perfecciona las plantas para lograr alimentos más abundantes y substanciosos; cautiva los animales para extraer de ellos sus múltiples productos”…

En resumen, la complejidad creciente que emplea sistemas que pueden ser manejados a partir de datos, quizás obtenidos por robots sofisticados, requiere de profesionales que sepan identificar y manejar heterogeneidades. Pasamos de la ropa industrial a la que se hace a medida, donde los nuevos sastres ambientales son nuestros profesionales de alta calificación.

Más Agronomía cada día es la única respuesta posible.

*

Temas en esta nota