El Gobierno elaboró un manual de buenas prácticas en frigoríficos

Con el objetivo de enfrentar la pandemia y debido a casos positivos recientes, el SENASA elaboró un lineamiento para actuar en plantas frigoríficas.

Por
23deAbrilde2020a las17:12

Luego de registrar un caso fatal en un frigorífico argentino debido a la COVID-19, y de confirmarse más casos positivos en la industria de la carne, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (junto al INTA y el SENASA) elaboró un manual con una serie de lineamientos para realizar buenas prácticas en las plantas procesadoras. 

Según el protocolo elaborado recientemente, el organismo propone implementar todas las medidas generales básicas de seguridad, higiene, limpieza y cuidado personal de los trabajadores en una línea de producción, para minimizar las posibilidades de contagio del virus. A modo meramente enunciativo, se describen las siguientes medidas de prevención, que serán adoptadas en cada empresa de acuerdo con las características y modalidades del establecimiento y la operación:

  • Realizar, dentro de las posibilidades de cada planta, una DDJJ a todo el personal que asista a la planta, para conocer si realizó viajes al exterior, estuvo en contacto con personas que hayan realizado viajes recientes, hayan sido identificados como contactos estrechos de casos sospechosos o confirmados de COVID-19, hayan sido diagnosticados con COVID-19 o cualquier otro motivo que requiera el aislamiento sanitario preventivo en función de lo que disponga la autoridad sanitaria. La empresa evaluara a través del departamento medico las acciones a implementar. 
  • Evaluar la posibilidad de realizar un seguimiento diario a todo el personal mediante control de temperatura corporal al momento de su ingreso a planta y una breve DDJJ diaria (al ingreso a planta) donde conste la aparición de alguno de los síntomas de COVID-19 en las últimas 24 h.
  • Organización de los procesos productivos, tiempos y espacios de descanso, de tal manera de garantizar la distancia mínima recomendada por la autoridad sanitaria entre persona y persona, durante toda la jornada de trabajo. En este sentido, en todo momento se recomienda exista una distancia mínima de 1 metro, ideal 2 metros entre los trabajadores/as, incluyendo áreas operativas y no operativas (ej: vestuarios, comedor para el personal, pasillos, oficinas, etcétera). Además, se recomienda el uso de tapa boca/nariz.
  • Comunicar constantemente a los empleados todas las medidas de prevención dispuestas por la autoridad competente y las acciones dispuestas por la empresa en tal sentido. Evaluar la posibilidad de llevar registro de capacitaciones.
  • Reforzar las medidas de higiene personal y facilitar los elementos necesarios para ello: asegurar la disponibilidad de insumos para higiene de manos (agua y jabón), disponibilidad continua de desinfectantes (alcohol 70% o alternativa permitida), disponibilidad y utilización de barbijos, eliminación de elementos de higiene personal (pañuelos, barbijos, etc.) y toda medida implementada por la empresa a tal fin.
  • Restringir al máximo el acceso de personal ajeno a la planta. En casos de permitir el ingreso de personal ajeno a la planta por motivos excepcionales (mantenimiento externo, otros proveedores, transporte, etc), se le realizará la toma de temperatura y la firma de una declaración jurada, incluyendo DNI.
  • Restringir el acceso a oficinas, reforzar la disponibilidad de elementos de higiene personal en áreas administrativas y estimular la realización de reuniones en forma remota.
  • Delimitar zonas de acceso de vehículos de transporte de productos y materia prima. Evitar que los conductores desciendan de los vehículos. En la medida de lo posible delimitar los servicios sanitarios que puedan ser para uso exclusivo de personas externas a la planta.
  • Establecer un claro manejo de residuos y material descartable proveniente de la higiene personal.

Además de esto, se recomienda maximizar la limpieza y desinfección de los lugares de trabajo y lugares comunes en la planta (vestuario, comedor, lugares de descanso y similares) entre las actividades de los distintos grupos de trabajo. Evaluar la posibilidad de re-capacitar a los equipos de limpieza (documentar) e incluir las diluciones apropiadas según los productos utilizados según los sectores. Reforzar en oficinas (por ejemplo: superficies, teclados), cocinas y comedores, entre otros.

Proveer alimentos que no requieran el uso de cubiertos y platos. Utilizar material descartable y si es posible que el refrigerio se realice en los puestos de trabajo. Por ejemplo, puestos administrativos exceptuando la línea de producción de alimentos.

Evaluar la posibilidad de dividir al personal en dos grupos, un “grupo activo” y otro “grupo inactivo”, este último reemplazará en caso que el primero se vea afectado. Para ello, se sugiere reducir la velocidad de faena, reducir el personal, aumentar el distanciamiento entre operarios, entre otras medidas tendientes a reducir el personal y establecer un grupo de reemplazo.

Organizar al personal activo en distintos grupos de trabajos siempre que sea posible, con la menor cantidad de personas por grupo de trabajo, de acuerdo a las características de cada línea de producción y de la operación. Se sugiere organizar grupos por áreas de trabajo en cada planta. Por ejemplo: corrales, faena, cuarteo, despostada, entre otros. Asegurar la independencia entre los grupos de trabajo, evitando áreas comunes, con el fin de reducir al máximo el impacto ante un eventual caso positivo.

Caso sospechoso

Ante la detección de un caso sospechoso con un cuadro febril (temperatura corporal de 37,5°C o más) y/o sintomatología compatible con COVID-19 (tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, falta de gusto y/o falta de olfato) se recomienda:

  • Evitar el ingreso a la planta. Aislar a la persona en una habitación privada con ventilación adecuada y con la puerta cerrada, idealmente destinada para estos casos, de acuerdo con las recomendaciones e instrucciones que imparta la autoridad sanitaria competente dependiente del Ministerio de Salud de la Nación y colaborar con dichas autoridades para el seguimiento del caso.
  • Proveer al trabajador de un barbijo quirúrgico tan pronto como se identifique como sospechoso, explicándole su correcto uso.
  • Todo el personal que lo asista debe usar barbijo, guantes y protección en los ojos.
  • Evitar contactos personales con otros trabajadores.
  • Informar a su responsable directo y/o al sector responsable (RRRHH, Seguridad e Higiene) de la empresa si correspondiera.
  • Reportarlo telefónicamente de inmediato a la autoridad sanitaria competente
  • Identificar a las personas del grupo de trabajo con las que tuvo contacto estrecho, quienes deberán realizar el aislamiento obligatorio hasta tanto se obtengan los resultados del caso sospechoso
  • Implementar inmediatamente un procedimiento especial e integral de limpieza y desinfección en el área de trabajo del casos sospechoso o confirmado, que permita retomar la producción en el menor plazo posible. Se deberá cumplir con las medidas sanitarias recomendadas por el Ministerio de Salud de la Nación y en el marco de la RESOL-2020-219-APN-MT.
  • El comité de crisis realizará el seguimiento del estado de los casos sospechosos en coordinación con la autoridad sanitaria competente.

Ante un caso confirmado, la autoridad sanitaria local establecerá las medidas a tomar con el caso particular. El comité de crisis se comunicará con la autoridad sanitaria local para definir las acciones a seguir con el trabajador afectado y con todas aquellas personas que han estado en contacto estrecho.

Temas en esta nota

Seguí leyendo